Posado de cambio de día

Son tus ojos gachos los que, al recordarme la lejanía de cuanto fuimos, destrozan mi alma, la taladran con emociones indeseables. Confirmo que hay dolor que penetra más hondo que el de los adioses escogidos y remediables, pero me jode mucho que luzca el pañuelo ahora.
Parte de mi vida, fue y anduvo y se va contigo, todavía no conozco historias que puedan presumir de eludir el final. Aprovecho para hablar de la deuda que la vida tiene con ambos. Cero flagelos: Pesan circunstancias y anhelos. Gente que conocer y lugares donde hallarse tras viajar entre nacimientos y por epitafios (tantas veces conversamos al respecto de la sanación). Sucede, y… no hay culpables a los que crucificar. Las eras pasan y nos arrastran con su edad hacia otras vidas. Queda desearnos suerte y conservar nuestro retrato dentro del corazón. El reloj evolutivo manda más que nuestros deseos terrenales.

Anuncios

¡ viva la comunicación !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s