Cascadas de Subra (l’Ariège —Francia—)

Descenso situado en el departamento francés de l’Ariège, donde tendremos que superar una sucesión de cascadas (veinticinco). Durante su recorrido, claramente podremos observar dos tramos bien diferenciados; su primera parte se nos muestra abierta y repleta de rapeles cortos y multitud de resaltes. En la segunda porción del recorrido el barranco cambia de ambiente al incrementarse su vegetación (el verde predomina de manera salvaje). Todo él se cierra al punto de engullirnos, así obligándonos a pasar por la vena (línea directa del cauce) para descender algunas de sus verticales.
Descenso que tuvimos la fortuna de coger con un muy buen caudal (las crestas superiores estaban nevadas), y que más que aconsejamos si estáis por la zona de l’Artigue.

Anuncios

Cañón de Canceigt (Pirineos atlánticos —Francia—)

Cañón, corto, sencillo y de poca verticalidad, ubicado en la población de Béost (valle del río Ossau). Descenso que capturará nuestros sentidos por completo al marchar “in crescendo”. Partiendo desde su excelso verdor inicial, nos conducirá hasta una gorga umbría de una belleza indescriptible (casi al punto de lo espeleológico).

 

“Cuándo contemplas lugares tan bellos, solamente puedes fundirte con ellos y permitir que cada una de tus células viaje y fluya… Rincones ancestrales que detienen en seco el tiempo e invaden nuestro ser con magia y fantasía.
El verde es el color que nos recuerda la renovación cíclica que vive en toda naturaleza: La frescura. Lo vital. El renacer. Nos recuerda quienes somos y de donde venimos.”
-Greengalgui-

Ardane-Phista (Pirineos atlánticos —país vasco francés—)

 

Cañón cercano a la población de Larrau ( Pirineos atlánticos —pais vasco francés—), en el que siempre disfrutaremos de un agua cristalina. Constituido por roca calcárea, a lo largo de su descenso (2,30-3h.), nos encontraremos una sucesión de cascadas que podremos superar mediante cuerda o destrepes (altura máxima de 15mts.). Su ambiente es considerablemente húmedo debido a la enorme vegetación que lo envuelve (multitud de troncos se reparten dentro de él). Combina a la perfección lo estético con la deportivo, así logrando que la actividad nos mantenga despiertos durante todo el transcurso de su recorrido.

“Recorro…. como mineral y madera y pasto y agua que soy… Salud divina la que hallo dentro de estos pequeños e inmensos rincones que atesora la naturaleza. Agradezco cada reencuentro.”

Barranco de Taurinya (Pirineo oriental —Francia—)

Barranco de carácter abierto a realizar dentro de un entorno salvaje. Ubicado en el macizo del Canigó (Pirineos orientales -Francia-), este descenso se mantiene con agua incluso durante la época estival, resultando posible el realizar diversos toboganes (algunos de limpios). La última de sus verticales (42mts.), se encuentra fraccionada (12+30), disponiendo, para el segundo paso, de dos instalaciones (izq. o der.) para elegir según convenga.

Valga indicar que el retorno podría resultar algo perdedor (nunca confundir las marcas del “GR” con las del retorno correcto).

 

Vallon de Challandre (Alpes marítimos —Francia—)

Descenso a realizar en el valle du Cians, dentro del parque nacional de Mercantour. Todo el recorrido resulta abierto y configuradas sus paredes con “perlita roja”. A resaltar la panorámica que avistaremos al iniciar una zona donde se encadenan cinco verticales.

 

 

Foz de Fago (Huesca)

Descenso ubicado entre los pueblos de Fago y Majones (Huesca), con un tramo principal que, excavado en roca caliza, se convierte en una preciosa garganta repleta de formas encantadoras. Dentro de este descenso podremos realizar saltos diversos (desde tres a diez mts.), rápeles de hasta quince mts., así como nadar y sumergirnos en aguas cristalinas o recorrer pasillos increíbles donde abundan los puentes naturales (a tener en cuenta un sifón de aproximadamente 5 mts., el cual, con caudal abundante, puede resultar peligroso).
Foz de Fago es uno de esos lugares extraordinarios que incitan a creer que existen los duendes y las hadas.

«Qué petits som davant la tanta immensitat cabuda en la natura… Tan sols ens queda ser llestos i aprofitar cadascun dels nostres valuosos instants.»

«Qué pequeños somos delante de la tanta inmensidad cabida en la naturaleza… Tan solo nos queda ser listos y aprovechar cada uno de nuestros valiosos instantes.»

Clue d’Aiglun (Sallagrifon / Aiglun)

Cañón imponente, que lleva caudal importante en todas las épocas del año (resulta conveniente evaluarlo antes de acometerlo). Alberga varios puntos conflictivos que pueden ser extremadamente peligrosos. Este cañón es una parte del recorrido del río Esteron (en su inicio, a los pies del pueblo de Sallagrifon, y, en su final, a los pies de la población de Aiglun). Al recorrerlo nos encajará por dos veces entre sinuosas y altas paredes (de hasta 300mts.), constituidas por roca calcárea. El Aiglun, es la representación perfecta de como son capaces de erosionar, los siglos, mediante la acción persistente del agua y el viento; muestra, de manera clara, en que medida actúan los elementos, elaborando pasos que no existían desde las que fueron brechas.

Como curiosidad estética: El inicio del segundo tramo (tras pasar una zona abierta), es aquí donde las rocas han adquirido el aspecto de grandes burbujas superpuestas, así alentando la imaginación de cualquiera que las viera; en mi caso, hasta los límites de creer estar en otro planeta.

Durante el segundo tramo, también observaremos multitud de troncos que han ido depositando las crecidas y tormentas. Algunos creando sifones que habrá que salvar, y otros, flotando o hundidos, a tener en cuenta a la hora de decidirnos a efectuar saltos.

El Aiglun es un cañón que estamos obligados a realizar si estuviéramos por la zona; eso sí, teniendo muy en cuenta los pasos que se pudieran presentar, con caudal importante, altamente comprometidos.