Trata de rosa negra (r)

… los colores rosáceos y morados del pensamiento de mi jardín, me susurraron al oído… “busca la lucidez en cada respiro; junto al nacer de cualquier suspiro; en la vitalidad de lo visto y de lo invisible” -prosiguió… “no seas ni un día, ni un mes, ni el año finito de un calendario. Abraza el funambulismo mágico que descansa sobre cada paso. En cada uno de los latidos de tu corazón, viviendo en ti, está adherida, por siempre, la eternidad.               

Ola de pétalos

Como buscar una geometría única sobre la arena… Lejos te hallo; universo amplio, universo justo, universo creativo. Me atrae el mar. El mar es fiel, siempre nos espera.

**
Tras los edificios. Dentro del jardín; donde no hay rejas, ni techos ni portales. Ya recorridas todas las horas muertas tocó los árboles, me invade el cielo, huelo la hierba y reconozco que no existen los límites. ¡Cuánto poder guarda un respiro!. Descalzo. Desnudo, vuelvo al principio y soy flor aguardando otro atardecer.
Nunca me pregunto que consistencia tendrá mi nuevo día.

318-omu G.S. (bcn. 2019)

Poderío


Debajo del asfalto; la hierba
recuerda enormes castillos de roca,
el sabor del cielo y el aire,
rememora el paso de las nubes,
sus colores y formas cambiantes,
e insiste en componer y recitar poesía.
La cual como una dulce plegaria
logra acallar el chillido de aberrantes motores,
y revienta las caras del hormigón y el asfalto,
que a su inocente verdor, aprisionando solapa.

Atentos, posan su oído, (de agudo vuelo),
escuchan la poética encubierta, los sobrevivientes:
unos pocos árboles que mantienen su alza
alineadamente esparcidos.
Sus hojas vibran sumándose al concierto.
Sus ramas reman respiros, reman y aplauden;
azotan ruidos áridos, ruidos ruines,
peores que aquella negación albergada en tantos silencios;
y son avivadas; crecen, se extienden,
las suyas raíces reclaman se les devuelva su espacio.

La hierba, (poética).
La hierba, (primaria).
Aunque apresada, no pierde su dicción musical.
Su naturaleza brinda notas,
no se amedrenta ni es esclava.

(Sus tallos, pacientes esperan.
Su simientes, fornida, se asemeja a los aborígenes que resisten, que desconocen leyes innecesarias y los poderes dados por sellos, por banderas, registros o firmas. Su pesca y siembra, su lluvia y su caza no se detienen para aprender asuntos burocráticos).

La hierba, poderosa,
desde los tiempos se reserva semillas
que persisten en la búsqueda de un pedazo donde asirse;
insistente, nunca ceja en su labor
de procrear con la tierra.
Sus semillas resguardan la casta, saben tanto,
que callan maldiciones e improperios,
pero cuando hablan, hablan esperanto.

(II)
El arte resquebraja paredes que aprisionan;
aquella química rebuscada
hecha con mezclas minuciosas y concretas.
El arte exilia a la indiferencia
y hasta ablanda a la más resistente de las durezas
… es como el agua.
Docto y polifacético, cualquier arte;
afina instrumentos y repara herramientas estropeadas,
¡eleva la sensibilidad!.
Ajusta violines, guitarras y pianos,
brinda tintes, letras y pinceles,
hojas en blanco, cinceles, saxofones y trompetas.

318-omu G.S. (Bcn. 2014)

Del cielo… mil correrias

DEL CIELO, MIL CORRERIAS

Aún sin relojes… las décadas pasan;

relinchan, ronronean,

ladran, maúllan y chillan.

Azuzan dándole alas a la evolución.

Motivan ofertando descubrimientos

y hasta aturden con su inacabable trajín.

al elemento estacionado

y al ser viajero.

 

A base de espacios y circunstancias,

de horas y de albas,

de almohadas y segundos,

se contraen y estiran las almas,

incrementan sus puntas y destellos

así las estrellas y así las galaxias

y no existe un abismo u ocaso

que cierre por siempre el mañana.

 

Las décadas surgen desde

unas formas dictadas por pasajeras instantáneas

que tantas veces repetidas

acaban por engarzar una novedosa realidad.

 

Pasan y tanto respetan a todo

(maneras, imágenes, géneros, culturas y credos)

que arreciando sobre este planeta,

a nada discriminan, todo lo abrazan.

 

Por la suma de diez años

con sus consabidas estaciones

crecen las décadas;

años que chasquean sus dedos,

con la infinidad de razones de vida

que portan, elocuentes, los días.

Sigue leyendo

Adonar-se’n / Darse cuenta

flors de tardor
Flors de tardor que omplin tots els nostres racons buits
donant-nos l’esperança que cal tenir sempre per estimar.
Escombrar les cendres del que no val la pena de guardar,
sense deixar que es perdi la intensitat d’aquell foc que mai mereix apagar-se.
No patir, angoixat, per un present que encara no està,
que no sabem si naixerà per agafar-nos, de cop i volta.
Tinc molt per aprendre; dolors que s’en van ja no pesen com pena.
Virtuts portant-me la vida, jo les agafo, per no deixar-les marxar.
Tinc la certesa del somiador esperançat que res rebutja al creure tot somni possible,
de l’ocellet que està boig de content, tant per poder remoure les ales com per volar o saber cantar.
Resoldré dubtes quines per fruit omplen les vides d’inseguretat. Pagaré deutes. Estriparé totes les carregues —les que porto des de l’inici, amb la primera petjada, les que arrossego des del començar—
Els sorolls s’esvaeixen del meu dia a dia. Avui puc dir que m’abracen, de la vida, les seves dolces melodies.
Hi ha vegades que entenc la pau i l’harmonia em xiuxiuega,
i la sang adormida que encara no em bullia, plena d’estels i de colors, ara disposa de prou força per a despertant-me dels mals somnis impossibles de pair.
Cuino alegria; la condimento amb la millor de les essències.
Vida! tornes a mi!… Bé saps que per a reconèixer la teva immensa vàlua, hem de recorrer hostils deserts i lluitar i lluitar dins d’un munt de croades.
Crec en el mateix “nostre destí” igualment present: tan lluminós com fosc.
D’entre les gotes de pluja ja fa temps vaig descobrir un cor de plata estampat amb molts símbols i ple de robins… Sé que per fi he trobat el nostre planeta.
(castellano)
Flores de otoño que llenan todos nuestros rincones vacíos
dándonos la esperanza que hay que tener siempre para amar.
Barrer las cenizas del que no merece la pena de guardar,
sin dejar que se pierda la intensidad de aquel fuego que nunca merece apagarse.
No sufrir, angustiado, por un presente que todavía no está,
que no sabemos si nacerá para cogernos, de repente.
Tengo mucho para aprender; dolores que se van ya no pesan como pena.
Virtudes reayéndome la vida, yo las cojo, para no dejarlas marchar.
Tengo la certeza del soñador esperanzado que nada rechaza, al creer todo sueño posible,
del pajarito que está loco de contento, tanto por poder remover las alas como por volar o saber cantar.
Resolveré dudas cuales por fruto llenan las vidas de inseguridad. Pagaré deudas. Destruiré todas las cargas —las que llevo desde el inicio, con la primera huella, las que arrastro desde el empezar—
Los ruidos se desvanecen de mi día a día. Hoy puedo decir que me abrazan, de la vida, sus dulces melodías.
Hay veces que entiendo la paz y la armonía me cuchichea,
y la sangre dormida que todavía no me hervía, llena de estrellas y de colores, ahora dispone de bastante fuerza como para despertándome de las pesadillas imposibles de digerir.
Cocino alegría; la condimento con la mejor de las esencias.
¡Vida! ¡vuelves a mí!… Bien sabes que para reconocer tu inmensa valía tenemos que recorrer hostiles desiertos y luchar y luchar dentro de un montón de cruzadas.
Creo en el mismo “nuestro destino” igualmente presente: tan luminoso como oscuro.
De entre las gotas de lluvia ya hace tiempo descubrí un corazón de plata estampado con muchos símbolos y lleno de rubíes… Sé que por fin he encontrado nuestro planeta.

Jardines escolares

Mi jardín tiene atisbos de locura; no razona lo que lleva a cabo, florece. Florecen entre sus hojas capullos, muestra el inicio del nacer de sus unos, unos capullos renqueantes para el tiempo de los hombres, si es que el hombre los espera. Ágiles, fulgurantes por si mismos, conmemorando en cada una de sus primaveras la hermosura de una vida, abonados por la sabia naturaleza.
Lluvia seduciendo a una tierra. Tierra alimentando la esencia del clavel que perdura por tiempo en el violeta de sus pensamientos y con el rojo de una atracción seductora.
Restaura el otoño caído. Y las flores crecen y crecen,  atrapan esos centimetros de más. No pierden su tiempo en contemplar si decaera su exhuberancia y belleza dando paso a lo marchito, si estará siempre su flor fragante, o caeran sus colores y pétalos en el olvido. Sólo se detienen en el presente que estrecha la vigencia de un instante, ¡suyo!, sin temor a dudas; el de un ahora.
La humedad del agua las revive. La luz con calor del sol las revitaliza, (no hay recuerdos); amnésicas están, no se preguntan por el futuro, las flores viven olvidadas de fecha y de hora.
A la trémula desdicha no atienden las flores. Feliz vive el jardín; alegre y desordenado converge en las apetencias primordiales, y nunca los seres que le dan nombre, sobre él, ambicionan.
“Quién es quién…
todo es vida, todo es color.
No cabe la cuestión
¿de donde vengo?,
vale saber como y donde estoy.
Sabios son los seres que optan por captar cada uno de los respiros que le son regalados.”
Se sumergen los claveles y las hortensias en la dicha del baile, al suave baile… las arrastra el viento. La tertulia no perdonan mientras repasan las constelaciones, confraternizan por las noches, convienen al unísono en unirse al movimiento creciente de la luna, al peso del brillo de las estrellas. No rebuscan mas allá de lo que se les otorga, son día luminoso o el luto de la noche, pero ante todo, respiran.
En cada una de las diferentes formas de sus ramas está el arte, confiriendo realidad a lo imaginario, arte que no ha compuesto ningún artista, arte que no ha acaecido bajo la angustia de buscarlo.
La firmeza se revuelve y enreda, se estrecha a la mano de alguien que pinta en un lienzo lo que antes ya ha estado sobre está tierra pintado.
Trompetas en mi jardín: son los lirios que suenan.
Cerezas tengo con la flor de las begonias.
La elegancia en la caída de las pinzas de una kentia.
Tú, flor que determinas el amor que será o que no será: margarita.
La resistencia se muestra en el ficus que heredé de un ser querido, (mi amada abuela).
Y esas otras que esperan… ni el nombre de ellas conozco, ellas son mas antiguas que los nombres.
Completada en todas ellas la sapiencia de un saber que anda mostrándose, y no siempre se reconoce y es sabido.
“De la semilla que soy y fui.
Del tronco que a la tierra anda unido.
Del aquel capullo que será flor, 
y de lo que parece casual pero por alguna razón me ha visitado y ha existido.
Desprendo lo que la vida en mi prende.
Ofrezco mi esencia y añado otro matiz sensitivo.
Camino y la vida me adereza.
Camino satisfecho
y a cada paso restauro mi existencia.
Me siento completo al validarme en la grandeza de este inmenso conjunto continuamente expuesto.”
                    jardi