Garganta de Miraval

 

El placer estriba en integrarnos, en recorrer los espacios sintiendo cada latido de la naturaleza.

Garganta del Yesa superior

Nadie supondría tal belleza a los pies de los montes de ese lugar. La garganta de Yesa se ofrecerá, durante todo el año, como un descenso acuático donde disfrutaremos de pequeños saltos y badinas donde nadar. Esta garganta se divide en dos partes (con un escape en la zona intermedia): La primera de ellas, más abierta, donde se combinan las paredes de roca con vegetación abundante a su alrededor. Y, la segunda, sobre todo en su tramo final, predominando la roca que nos encerrará dentro de un tramo más estrecho. La escasa verticalidad dispuesta en este descenso no desmerece para nada la apuesta de recorrerlo.

¡Este barranco rebosa y desborda por su estética!.

Garganta de las Gloces

Definir la garganta de las Gloces con estas palabras: “Una maravilla obrada por la naturaleza”. Así os daría a entender las sorprendentes figuras, de majestuosidad artística, que los elementos (el agua, principalmente), han llevado a término (a considerarla, como ocurre con todos los cañones y gargantas, obras incompletas, obras a medio hacer).
Garganta próxima al pueblo de Fanlo (muy cerca del cañón de Añisclo). De corto recorrido (1,15h.), pero imperdible por su enorme belleza. Excepto en su inicio (rapel de 14mts.), podremos solventar todos los resaltes del recorrido, mediante destrepes y pequeños toboganes. Durante la mayor parte del descenso transcurriremos entre pasillos estrechos, donde, debido a la altura de las paredes, apenas penetra la luz del día (inclusive buscando la hora óptima en que el sol alcanza su punto vertical idóneo).
Ya siendo la segunda vez que disfruto recorriendo esta garganta, debido a su grandiosidad visual os garantizo que la repetiré con gusto a la que me sea posible.
¡ Descenso único y excelente!.

Foz de Fago (Huesca)

Descenso ubicado entre los pueblos de Fago y Majones (Huesca), con un tramo principal que, excavado en roca caliza, se convierte en una preciosa garganta repleta de formas encantadoras. Dentro de este descenso podremos realizar saltos diversos (desde tres a diez mts.), rápeles de hasta quince mts., así como nadar y sumergirnos en aguas cristalinas o recorrer pasillos increíbles donde abundan los puentes naturales (a tener en cuenta un sifón de aproximadamente 5 mts., el cual, con caudal abundante, puede resultar peligroso).
Foz de Fago es uno de esos lugares extraordinarios que incitan a creer que existen los duendes y las hadas.

«Qué petits som davant la tanta immensitat cabuda en la natura… Tan sols ens queda ser llestos i aprofitar cadascun dels nostres valuosos instants.»

«Qué pequeños somos delante de la tanta inmensidad cabida en la naturaleza… Tan solo nos queda ser listos y aprovechar cada uno de nuestros valiosos instantes.»

Gorgas negras (sierra de Guara —Huesca—)

El Gorgas Negras resulta ser el descenso físicamente más exigente de la sierra de Guara. Sus tres horas de aproximación, junto con sus seis horas de realización y dos más de retorno (si no decidiéramos prolongarlo, siguiendo el curso del río, continuando por el barranco Barrasil), lo convierten en un propuesta dedicada sólo para aquellos que aman, de veras, esta actividad.
Su largo recorrido transcurre sobre la primera parte del río Alcanadre. Dentro del cañón seremos engullidos por paredes, fruto de la combinación de areniscas y calizas, de hasta quinientos metros de altura; paredes que han sido labradas a través de los siglos, por las aguas torrenciales cuales han elaborado rincones fantásticos y esculturas maravillosas.
Este descenso lo podríamos dividir en dos partes muy evidenciadas; en la primera de estas partes nos encontraremos con un seguido de pasillos y marmitas bien excavadas, teniendo la oportunidad de realizar algún que otro salto y deleitarnos con la exuberante majestuosidad del cañon. Por contra, en el segundo tramo, claramente diferente, amplio y abierto, nos veremos obligados a nadar buenas porciones de él, así como a caminar hasta la saciedad.