Una medida de ilusión puede más que cien cerebros

“Sobre una báscula: No me seducen las bondades del hombre frente a tanta falsedad e hipocresía”.

Este sistema mundial dispara, indiscriminadamente, odio y violencia, discriminación incontrolable, guerra dónde el hambre y la miseria, esconde y dosifica los conocimientos para una mayoría, utiliza malamente las herramientas, ejecuta incompasivo faltándole el respeto a cualquier especie, a todo tipo de vida; su lema está basado en la contradicción: Los placeres se consiguen alentando al egoísmo y dando muerte.
Porqué proseguir dentro de una línea destructiva cuándo podríamos demostrarnos el tanto juicio del que disponemos, al verter, mediante nuestros actos, grandes pellizcos de responsabilidad y sabiduría.
Los hombres, cuándo niños, queremos compartir juegos y, deseando que pasen prontamente los años, anhelamos crecer; cuándo ya hombres adultos, reverenciamos a la individualidad, a los caprichos y a la inmadurez, y también consentimos a la necedad que convive solamente junto a la erudición y descarta la simpleza de cualquier existencia como la mejor de las sabidurías. Resaltamos como irrenunciable y sumamente importante un mundo corpóreo que, repleto de vacuidad, nos aleja del entendimiento esencial que otorga la salud inmensa que acompaña siempre a la paz. Aceptamos al callar o hablar con la boca pequeña. Indefinidos, no reclamamos lo suficiente. Somos vagos y cobardes que no se atreven con una huelga verdadera. Abogamos, de una manera u otra, por mantener unos métodos que nos apartan de la reconstrucción anhelada y posible que salpicaría prosperidad hacia todas partes -hoy, espero que por poco tiempo, todavía pasaje puntual y onírico-.
Quiénes dirigen este planeta, desde su castillo, avioneta, yate o elegante despacho y cómodo sillón, consienten en atentar contra sus propios nietos, hijos y hermanos. Señalan como detestables algunos tipos de radicalismo, pero, ellos, dirigen permitiendo otras variantes de radicalismo cuales provocan mayor cantidad de dolor y muerte que aquel radicalismo que señalan por erradicar, y declaran como vergonzoso e inhumano e indeseable.
Cómo creer en una justicia que no penaliza, como debiera, tantos delitos ruines cercanos, y otros tantos muchos, de internacionales, que son de una indecencia cruel e injustificable. Cómo creer y considerar fiable una justicia manipulada que omite los derechos humanos ya considerados como elementales y legalmente admitidos, la misma que acepta sobornos y admite argumentos que sólo son una tapadera para que muchos mantengan sus índices de desgracia y unos pocos retengan el poder y el control que les supone incrementar sus beneficios. Esos pocos que, ya preñados de oro, se valen de los ciudadanos de a pie para mantener las dotes y privilegios de sus imperios, esos otros pocos que se valen de nosotros, los obreros, mientras nos consideran rebaño, inculto y estúpido, y vociferan que el tipo de esclavitud que estipulan es nuestra salvación.
La vanidad y la ambición dirigen el mundo -resultan energías que vagan dentro de la continua materialización-. Desde los pequeños a los grandes actos pretendemos, al precio que sea, la complacencia. Solemos tender a menospreciar otros estadios de situación y cultura, así como a banalizar motivos y perspectivas que difirieran de la propia. Posicionados como máximos radicales, alzamos la bandera de la democracia (falsa) y gritamos “viva la libertad”.
Por favor -estoy perdido-, defínanme, ustedes, el significado de “contradicción”.
¿Demostramos, con nuestra aptitud y funcionamiento, disponer de suficiente raciocinio y coherencia?.
Dónde situar a nuestra especie ¿Cucarachas inmundas o dioses?.
Alguien sabe hacia dónde nos dirigimos; si el camino que emprendimos, hace unos pocos días, evidencia claros síntomas de   evolución.
¿Caracoles o cangrejos?.

¡ viva la comunicación !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s