Tronos perversos

La mayor perversión es a resultas, de infringir miseria y dolor a las gentes a sabiendas de que no hay necesidad (¿y dónde las leyes).
La ambición y el poder pervierte; y, nosotros, somos parte contribuyente, al ser solamente un posado amansado durante cada secuencia y fotografía.
Conformismo, comodidad y cobardía mandan en la función; rigen como pauta social dentro del desarrollo de este mecanismo infernal que impera.

Tomo como acto útil y filosofía válida el darle la vuelta a este estadio mental que somete valores; así huyendo de tan nulo sentir y comportamiento, ausente de humanidad, que le veta la salud y el disfrute a tantos que también se lo merecen.

Fuera de nubes

Vivir ahora y, a cada paso, elegir adelante.

De qué sirve seguir varados en los hechos de otro tiempo, cuando claramente vemos, que esto equivale a óxido cuál corroe los cimientos hasta convertirnos en castrados.

Vivir ahora y, aún con memoria, volver liviano el pasado.

Sin prisas… El respiro nos da vida; y aunque el reloj prosiga su curso no nos pesan sus manillas. 

De cada pieza como parte

Soy un universo que gira alejado de teorías complejas y de religiones confusas, de leyes que encorsetan y de dioses castigadores. Existo, tal cual soy, como parte de una naturaleza, inquebrantable y cambiante, que engendra y moldea todo lo habido y lo que vendrá. Soy un cero que pretende completar su círculo. Un alumno que repasa. Una balanza que bascula teniendo en cuenta, que la bondad y la maldad tan sólo dependen de la intencionalidad de los seres que transitan; no deriva de alas y aureolas o tridentes, ni de destinos ni conjuros, no deviene por imposiciones infernales, ni por nadie más que no sea, nosotros mismos. ¡Ay, paraíso!. ¡Podemos coexistir sobre una balsa de aceite!. Podemos existir templados y que como filo vivieran sonrisas.

Soy un universo que juguetea con un conjunto. Soy un universo tan efímero como eterno. Soy ciclo… A veces nieve y a veces nube sobre el espacio.

¡Somos llave!

Cuentan que hay llave…
Escojamos un sueño donde manden sonrisas; abrámosle las ventanas a nuestra casa terrenal.
Llenémonos de vida ¡respiremos!, dándole prioridad al corazón.

Cuentan que hay llave a la cual no se le resisten cerraduras: Que existen seres capaces de al desvestirse de encierros liberar los tesoros.

**

¡Completo!
Que con cuerpo voy
y espíritu tengo
desde el inicio.
Por más que quisiera
no puedo perderme,
porque tarde o temprano
nos hallamos, sin venda,
frente a nosotros mismos.
(así trampas y falacias se desvanecen
resituándose los mundos oníricos
-que difícil es hallar sólo una verdad,
leer la realidad sin caleidoscopios).

Mi yo tiene palacios.
Mi yo tiene desiertos.
Soy un yo que,  apresado en selvas,
doma sus instintos.
Soy un yo que sube a las cimas
y ajusta el raciocinio,
hasta desestimar el absolutismo y los extremos.

¡Completo!
Cuándo siento y comprendo que soy pedazos;
una hormiga laboriosa
aprendiz del universo.

318-omu G.S. (bcn. 2019)

De dos seres sin espada

Girar una esquina y percibir que la primavera se engrandece porque coincidí contigo. Tras anochecer, incluso con el sol alzado, agradezco que cada amanecer perdure sin tiempo al disponer de la gracilidad de tu rocío. ¿Dónde quedaron las lágrimas?. Sueño de pétalos que caminan prestos a llamarse flor (amor), allí donde hubo zarzas dando sangre inservible y dolor agudo. Te asemejas a algo parecido a lo que busqué (mejor omito que rozas la exactitud). Desde la hora del encuentro, corremos las calles y avanzamos aparejados, sobre el reloj, siendo algo más que un soplo solitario que anhela otras bocas en que beber y otros respiros donde anidar (hasta nos sobra el ansia inexplicable de lugares). Nuestras pocas gotas resuenan como un diluvio musical; orquestamos risas, difundimos juegos y hasta rayamos cordura (que alegría da el ser dos bobos que, incansables, contra viento y marea nunca se dejan de amar) .
Sobran los juicios ante tal oportunidad. La clave está en desestimar el ajedrez inoportuno e interminable, al saber que la salud no deviene como fruto de las mentes; si depende del alma que sobreviene superando cualquier cuenta terrenal.

Campaña electoral: Suma y sigue la farsa

Aún sin admitirlo o sin quererlo, sujetos a la política: Recogiéndonos en unas siglas (habitualmente, de manera inmutable) y en una imagen. Creernos mentiras y santificar desastres. Comprar humo y fumarnos lo infumable. Conformarnos con la palabrería, así olvidados de la importancia de los hechos que acontecen.

 

**

Y es que me jode y rejode un montón, que los políticos desaproveches su tiempo (¡porque les pagamos, porque cobran!), durante la campaña electoral y fuera de ella, en criticarse los unos a los otros. En vez de argumentar las directrices que tienen sopesadas, para llevar a término en su dirección del estado, en pos de ofrecer mejoras a todos los ciudadanos (en especial a los más desfavorecidos).

A la mayoría de políticos les vale la incultura que provoca inopia, nuestra ignoracia, para así continuar con su despropósito y corrupción castrante.

De a poco a poco ¡nos vamos quedando sin derechos!. Admitimos fórmulas que aniquilan ventajas conseguidas al mutilarle piernas y brazos al estado del bienestar. Así siendo ¿Cómo andaremos hacia adelante, trabajadores y conciudadanos?.

 

Enamorado

Un buen día decidí que la ruina debía darle de lado a los cencerros y cascabeles. Decidí, que debía soportarse, sola y muda.

**
Seguir enamorado después… Ya pasado el embobamiento, el ansia asfixiante, la química loca que equivale a una excitación continua. Sumergido en ese maravilloso desastre, todavía, hoy, respiran mis poros. De tropiezo en tropiezo aún suelo caerme en la marmita mágica y beber del edén.
Seguir enamorado y con ganas de disfrutarte. De escuchar tu voz. De sentir tu piel. De llegar hasta tus adentros. O de, simplemente, estar a tu lado compartiendo un viaje, la mesa o una cama o un sofá. Palpar la mencionada como eterna y terrenal mentira; creerme la inexplicable felicidad.
Cada un@ degusta y exprime el jugo de la vida a su manera. Como alumno o actor Interpreta a su manera. Controla o descontrola a su manera. Cree en el enigma del amor a su manera. Y, fuera como fuera, todos somos hecho y causa que respetar.
Tal vez enamorado de un sueño que me pone los ojos grandes, muy grandes, pero, lejos de la utopía, está es mi realidad: Enamorado.