Página abierta

Paladear aquel sabor que promueve la creatividad
y sabe a irrenunciable;
probarte y desperezarme.
Tu piel; como el papel
donde abandonar los deseos
y escribir mis confesiones;
un oasis de actos
donde reposar tras saciarme.
Tu piel…
Igual que ese papel
que surgido desde la madera
prosigue enraizado a una tierra
prometedora de extensiones.
Tú:
Piel.
Papel.
Tu piel es papel que acoge;
noticias vítores a la vida
susurrándole al animal
que es mi hombre.
Alivias los desiertos.
Asustas a mis fantasmas.
Deshuesas a esa materia
que invoca y cree en perdiciones.
Como dije… ¡irrenunciable!
tu piel es papel
donde cabe mi nombre
318-omu G.S. (bcn. 2016)

Siento capaces

Cae.
Igual que llovizna
aparece y corre
y fluye y pasa
dejando formas;
lluvia y lava es hombre.
Presentando edades
se desata
donando afluentes
que han de posarse
dentro del río.
A medida que se desprenden todas  las gotas
humedecen hasta tornarse
aves y peces, capaces e híbridos,
que abarcan pedacitos de totalidad
durante los viajes.
-Re re recuerdos, que porque hay amnesia se escaparán-
Gotas
y Aves
y Peces
que absorben y han de aportar,
temperaturas y consistencias
educativas e inexpresables.
¡Quisiera. Quisiera!.
Como los lagos…
Saben de las nubes
y del mar que les espera,
serena es la distancia que les separa del resto,
reposan cercanos a su identidad.
¡Quisiera. Quisiera!.
Como la nieve helada…
Conocedora de las cimas,
de las llanuras,
de los surcos y de las simas,
¡apresurándose!
asiente ante la evidencia del estar desecha,
agradecida del movimiento que llegará.
¡Quisiera. Quisiera!
Como los océanos…
Creyendo en una providencia
constructora y que depende
de muchos deltas,
extendiendo más costas
donde atracar.
Siendo hombre
en siglo veintiuno.
¡!  ¡!
¿? ¿?
exclamo y exclamo
mientras ingenio problemas
y sitúo interrogantes;
sometido a una propiedad que ahorca
reniego de reconocer
más allá de mi maniatadora e interesada y única verdad;
aquí prosigo,
contradiciéndome e ilusionando “co(s)mos”.
318-omu G.S  (2016)

Mi hoy de eligieses (El saber del tú/yo)

¿Arañazos o caricias?
¡tú respondes!.
Siempre
cuándo eliges
¡tú respondes!.
¿Cuántas veces?
¡Siempre!
Uno puede marchar
o asiente al quedarse.
Renunciar al dolor
tras elegir
arrullos y zarpazos
muy diversos.
Pretender.
Abogar por el placer
tanto en la suavidad
como en los golpes.
¡Advertir!…
Hay martillos que atinan sobre los clavos
y forjan donde vive el fuego.
Y hay hazadas que nunca sembrarán
ninguna de las muchas semillas
esparcidas en los huertos.
¿Quién dirige los instrumentos?.
Aquí… nosotros,
siempre los mismos
¡una raza confundida!.
Ansiar un edén…
prescindiendo de ángeles y santos
que se ausentan al ser ficciones.
Querer un edén
tal vez hecho
tan solo de hombres
que pragmáticos deciden.
Siempre.
Y digo «siempre quisiera
conocer la resta que dona dicha
por cancelar conflictos».
Sumido dentro del contraste dialogante
me niego a ser
atropellado por la indiferencia:
Bebo ladridos
y onomatopeyas
y discursos.
Me amamanto del Silencio
y entiendo que nos ronda
un Rumor espacial
que roza prodigios acuáticos
con tonos celestes.
Me arrimo al aderezo de la mímica
y jugueteo.
O, adherido al saltar comunicativo de las palabras,
pierdo motivos recurrentes y gano versos
¿Qué es poético?…
Hablar —con paciencia y sin frenesí—
del crecimiento excelente
que alcanza la máxima de trenzar
mediante cualquier lenguaje;
nunca engullido por los conceptos
«extraño-ajeno»
jamás dándole la espalda
a la comprensión empática
que dicta, sin pausa,
el paso adelante—.
Asimilación.
Aceptación de conductas
que por propia inercia
eludirán convertirse en perpetuas
¡vivan los cambios!.
Manos aliándose.
Consciencias que se transforman,
así evaporándose,
ojos tuertos y polémicas.
Tener a bien considerar
toda variedad que base sus fundamentos
en la ayuda mutua y el respeto.
Y el triunfo sobre la mesa
pues ya suena quebrado el odio inútil
y los rechazos desabidos
y las rencillas pordioseras.
Estar y seguir adelante
con una buena medida de oído
y sorber y lamer
y repetir el comer insatisfacción,
hasta reconocer a qué sabe
una gota cualquiera de tu/mi sangre.

318-omu G.S. (bcn. 2016)

Gorges de la Roudoule (La Croix sur Roudoule —Francia—)

Descenso apto para la iniciación (a tener en cuenta la meteorología, puede variar rápidamente el caudal debido a las proporciones enormes de su cuenca). Nos sorprenderá la increible variedad de colores y tonalidades que nos ofrecen sus rocas, originarias de los periodos, triásico, cretácico y jurásico (margas y calizas), además de la sedimentación de arena rojiza que, como acopio y transportada desde su cuenca, le suma belleza. Dispone de todos los ingredientes; pequeños toboganes, algunos saltos (a valorar), y el uso de cuerda en cortes de hasta 12mts. Logrará maravillarnos, todavía más, su recorrido, según sea la luz que encontremos durante el transcurrir entre su vegetación y paredes.
Para descubrir una naturaleza construida por los siglos y que alcanza la magia.

Pulso al control

Cuando la religión sirve de artimaña y, siendo excusa perfecta, deforma el contenido vital que se le supone. Cuando, contradiciendo su propia esencia, esconde la pretensión de mando de algunos hombres y se asocia con la mayor de las desconexiones y los desastres, yendo a encontrarse con la engañosa cara de la victoria que guarda el poder.

—Las ratas roen con tanta ambición que definen con suma nitidez, egoísmo, descontrol y desmesura. Las ratas no aciertan con las matemáticas, no saben contar ni miden la fuerza del corazón ni el impulso impresionante que cabe en su mecánica.
Las ratas, rabiosas, roen y roen; devoran, malgastan, destruyen y aniquilan con irresponsabilidad suicida; devastan mientras sujetan concepciones nefastas; presentes y futuros, sus propias y otras tantas vidas. Asedían territorios ajenos que desean, arremeten hasta convertirlos en grandes y productivos mataderos que les sacien. (Quede humor para afrontar, caminatas, pesadumbre y naufragios, nunca falte esperanza y buena voluntad)—.

Debería considerarse sacrilegio el causar dolor y coser muerte sobre el color y sobre aquel blanco que, amparando salud y sonrisas, concierta el mejor espectáculo. ¡Bordar sonrisas tiene que ser apunte sagrado!. Y todos aquellos que extienden sus manos debieran pertenecer, por siempre, al templo del aire donde no falta el agua y la lumbre que alimenta y desata todo lo que vivió encadenado.

Este hoy de algunos, hoy de soledad y destierro, seguro que será mañana aciaga para otros, llegará a serlo mientras vague exiliada y desgüazada la misericordia; y, alrededor ¡por todas partes!, prosiga rondándonos el mal aliento que cosecha y reafirma terribles castraciones: la del disfrute terrenal y el paladeo de la gloria que, aquí ¡ya mismo!, dentro de esta mismo existir se nos presenta.

Moulin de Roubion (Alpes marítimos —Francia—)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Este descenso, situado dentro del valle de la Tinée, resulta de carácter deportivo y se realiza por un torrente montañoso, salvaje y muy acuático que vive envuelto de vegetación. Bastante frío y extremadamente vertical, nos pedirá de buena habilidad con las cuerdas a la hora de encarar una estupenda cascada de 60mts., a la cual podemos acceder desde una pequeña gruta (disfrutando del cauce), o desde su izquierda orográfica. Así mismo se nos presentaran diversos saltos de agua, entre los que habrá de superarse una caída de 30mts. y otras de menor envergadura. Perfectamente instalado, todos los saltos de agua tienen dobladas sus instalaciones, así pudiéndose escoger la opción de descenderlos por el activo, o tomando una segunda alternativa que se propicia con menos riesgos y como más segura.

Baile de disfraces


«Leo y leo, rechazo y atracción
que sólo han de durar;
un fragmento de la obra
como retal de la prenda
¡una corta aparición!
cinco letras, de entre los millares,
de la carta leída.»

Deshojado por la arena
que obstinada
cayendo rauda empuja cruel;
dentro del paso
deletreo y describo aromas:
flor todavía.
Prosigo fiel
a un presente de color
antes de proclamarme, lánguida,
sobre un fin de escalera
en que una rueda animosa
y refulgente nos lleva
hasta otras vueltas nacidas.
Admitido por el cielo
y dotado de insignificancia
descubro espacio
y hallo infinito como resolución.
Recogido en una copa
soy y beso,
sed y agua;
soy sujeto amador de la lógica
cual traspasa sueño y delirio.
Absorvido por la tierra
voy y vuelvo
a vestirme y desvestirme
de sentimientos y pasiones;
de desafectos y huellas
y de nudos y de huesos.
Asisto a muchas escenas
para encontrarme
entre chispazos y repeticiones
con más y más nacimientos,
así y así, hasta perderme desleído
dentro de una graciosa levedad
hecha de olvidos.
Tras cada pellizco
siempre quedará;
sabor de sentir,
saber por vida.
Aunque no recordase
los trazos que esconden
las puertas solemnes
que aquí mencionamos
como trágica muerte
siendo alas y lima.

318-omu G.S. (bcn. 2016)