Pollo con pimientos y a la miel

filetes de pollo con pimientos y a la miel

-Ingredientes-

* 2 pechugas de pollo
* 2 pimientos rojos
* 2 cebollas
* miel
* romero
* 125cl. caldo de verdura
* aceite y sal

-Preparación-

Tras poner a calentar un poco de aceite en una sartén, cortar en forma de aros o anillas (pluma), un par de cebollas y ponerlas dentro de la misma, dejar que adquieran color dorado (la cebolla siempre debe hacerse a fuego muy bajo para que el calor penetre en ella pero nunca llegue a quemarla). Salar y especiar con romero (dicha especie resulta idónea para combinarla con el pollo), las pechugas de ave (ya fileteadas), he incorporarlas en la sartén, tapándolas. Girarlas en cuestión de aproximadamente 8′ minutos y poner sobre ellas el pimiento rojo que previamente hemos cortado a tiras de un dedo de ancho por todo su largo (bastón). Es el momento de repartir una cucharada sopera de miel por encima de los alimentos y seguidamente la proporción de caldo de verdura citada (en su defecto nos puede servir también la misma medida, pero de agua). Remover y dejando la sartén tapada y a fuego lento esperar por espacio de 15′. Pasados estos minutos ya daremos por finalizada la elaboración de este plato; por cierto… facilísimo de preparar.

Bon profit!

Mi pollo al curry

pollo al curry
-INGREDIENTES-

*3/4 kilo de pechugas de pollo
*3 o 4 cebollas grandes
*3 manzanas (uso la “golden” al gustarme su punto de acidez)
*250 gr. de nata líquida
*Aceite de oliva. Sal y Curry

-PREPARACIÓN-

En mi caso opto por elaborarlo en un Wok y acompañarme de una sartén para dorar el pollo antes de incorporarlo al resto de alimentos del plato, aunque esto va a preferencia del cocinero (una cazuela algo grande podría servirnos).

En primer lugar, malcortar las cebollas (partirlas en cuatro trozos), los pedazos, por la cocción misma se irán deshaciendo, echarlas dentro del recipiente en el cual ya habremos puesto dos dedos de aceite de oliva (una gran medicina natural).
En una sartén aparte, con su consiguiente aceite, poner a dorar las pechugas de pollo, las cuales, previamente, hemos cortado en tacos de 3 cms. aprox., tenemos que procurar que queden bien doraditas, al punto de su exterior mostrársenos crujiente.
Al percibir que las cebollas ya han tomado algo de color, incorporarle al recipiente elegido, las manzanas que con anterioridad cortamos en tacos algo más pequeños que los del pollo. En cuestión de unos quince o veinte minutos, a fuego bajo y con el recipiente tapado, veremos como se reblandecen, encontrándose la cebolla y la manzana en el momento óptimo para añadirles el pollo ya salteado en la susodicha sartén.
Una vez conjuntados; el pollo, la cebolla y la manzana, espolvorear sobre los alimentos una cucharada sopera colmada de Curry e incorporando la mitad de la nata líquida remover ligeramente, en un par o tres de minutos (cuando alcance de nuevo un mínimo hervor), acabar de poner la otra mitad de nata que nos quedaba pendiente. Sólo cinco minutos nos faltarán para tener el plato terminado.

En mi caso suelo acompañar dicho pollo con un poco de arroz blanco (tengo debilidad por el Basmati), o también, en ocasiones, con un poquito de pasta (spaguetti o tallarines).
Según me tienen dicho los comensales que van apareciendo por casa, este pollo queda para chuparse los dedos, gusta y repiten.

Con dedicación amorosa, la cocina sabe a esa gloria terrena que, por fortuna, todavía hoy, algunos tenemos al alcance… Mañana Dios dirá.