Vallon de Challandre (Alpes marítimos —Francia—)

 

Descenso a realizar en el valle du Cians, dentro del parque nacional de Mercantour. Todo el recorrido resulta abierto y configuradas sus paredes con “perlita roja”. A resaltar la panorámica que avistaremos al iniciar una zona donde se encadenan cinco verticales.

Clue d’Aiglun (Sallagrifon / Aiglun)

Cañón imponente, que lleva caudal importante en todas las épocas del año (resulta conveniente evaluarlo antes de acometerlo). Alberga varios puntos conflictivos que pueden ser extremadamente peligrosos. Este cañón es una parte del recorrido del río Esteron (en su inicio, a los pies del pueblo de Sallagrifon, y, en su final, a los pies de la población de Aiglun). Al recorrerlo nos encajará por dos veces entre sinuosas y altas paredes (de hasta 300mts.), constituidas por roca calcárea. El Aiglun, es la representación perfecta de como son capaces de erosionar, los siglos, mediante la acción persistente del agua y el viento; muestra, de manera clara, en que medida actúan los elementos, elaborando pasos que no existían desde las que fueron brechas.

Como curiosidad estética: El inicio del segundo tramo (tras pasar una zona abierta), es aquí donde las rocas han adquirido el aspecto de grandes burbujas superpuestas, así alentando la imaginación de cualquiera que las viera; en mi caso, hasta los límites de creer estar en otro planeta.

Durante el segundo tramo, también observaremos multitud de troncos que han ido depositando las crecidas y tormentas. Algunos creando sifones que habrá que salvar, y otros, flotando o hundidos, a tener en cuenta a la hora de decidirnos a efectuar saltos.

El Aiglun es un cañón que estamos obligados a realizar si estuviéramos por la zona; eso sí, teniendo muy en cuenta los pasos que se pudieran presentar, con caudal importante, altamente comprometidos.

Clue de Riolan (Sigale —Francia—)

Solo cabe presentaros este descenso, como una prueba evidente de la estética majestuosa que obra y nos obsequía, la naturaleza. Aun reconociendo que no pudimos disfrutar de este cañón en todo su esplendor (su caudal era mínimo), debido a su sobrecogedora belleza, no dejó de satisfacernos en ningún momento. La clue de Riolan nos dispensará todos los ingredientes que conlleva la práctica del barranquismo. Muy acuático, requiere de nado durante una buena parte de su recorrido (4/5h.), exigirá buena forma física para su realización.
Esperamos repetirlo, encontrando mayor alegría en su curso fluvial. Uno de los grandes descensos que esperan a cualquiera que ame esta actividad.

Gorges de la Roudoule (La Croix sur Roudoule —Francia—)

Descenso apto para la iniciación (a tener en cuenta la meteorología, puede variar rápidamente el caudal debido a las proporciones enormes de su cuenca). Nos sorprenderá la increible variedad de colores y tonalidades que nos ofrecen sus rocas, originarias de los periodos, triásico, cretácico y jurásico (margas y calizas), además de la sedimentación de arena rojiza que, como acopio y transportada desde su cuenca, le suma belleza. Dispone de todos los ingredientes; pequeños toboganes, algunos saltos (a valorar), y el uso de cuerda en cortes de hasta 12mts. Logrará maravillarnos, todavía más, su recorrido, según sea la luz que encontremos durante el transcurrir entre su vegetación y paredes.
Para descubrir una naturaleza construida por los siglos y que alcanza la magia.

Moulin de Roubion (Alpes marítimos —Francia—)

Este descenso, situado dentro del valle de la Tinée, resulta de carácter deportivo y se realiza por un torrente montañoso, salvaje y muy acuático que vive envuelto de vegetación. Bastante frío y extremadamente vertical, nos pedirá de buena habilidad con las cuerdas a la hora de encarar una estupenda cascada de 60mts., a la cual podemos acceder desde una pequeña gruta (disfrutando del cauce), o desde su izquierda orográfica. Así mismo se nos presentaran diversos saltos de agua, entre los que habrá de superarse una caída de 30mts. y otras de menor envergadura. Perfectamente instalado, todos los saltos de agua tienen dobladas sus instalaciones, así pudiéndose escoger la opción de descenderlos por el activo, o tomando una segunda alternativa que se propicia con menos riesgos y como más segura.

Clue d’Amen «cascadas finales» (Guillaumes —Francia—)

Descenso en que seremos engullidos por enormes rocas de color rojizo (pelita roja), rocas de carácter arcilloso y que continentalmente pertenecen al periodo cretácico, las cuales deben su color rojizo a la gran cantidad de hierro que albergan en su composición. Las paredes, entre las cuales discurriremos, al ser humedecidas de manera permanente por el agua e ir recogiendo las alternancias de luz, adquieren, para nosotros, una aparencia cambiante hecha mediante formas que simulan estar reblandecidas. La parte final de este cañón (cascadas de Amen), sintetiza perfectamente toda la belleza cabida durante el total de su recorrido (pasar por ella equivale a viajar dentro de un cuento). Deberemos recorrer una zona en que un pasillo estrecho y poco iluminado nos obligará a nadar. Para más tarde tener que sortear, mediante una cuerda o buceo, un pequeño sifón. Superado éste, nos espera la salida con una vertical (aproximadamente de 70mts.), cual se desciende fraccionada en tres partes.
Un deleite. Uno más de especial para llevar por siempre adentro.

Clue de la Maglia (Alpes marítimos —Francia—)

Considerado por muchos como uno de los barrancos más divertidos y estéticos de Francia. La Maglia, espectacular, imperdible; una combinación de roca calcárea excavada y bien pulida junto a una vegetación exuberante y casi tropical que cromatiza, hermosamente, algunas partes de su recorrido con su revitalizante verdor. Intenso durante todo él (4h.). Una delicia de descenso, donde, bañados por aguas cristalinas, podremos disfrutar de innumerables saltos y toboganes, e incluso, en uno de sus tramos, llegaremos a penetrar dentro de una gruta, así contemplando formaciones que llegan al carácter espeológico.
¡Como para nunca olvidarlo y repetir!.