Simplemente te quiero

COR X TOT

 

Aunque la muerte vierta la noche

cubriendo los colores con su mantilla,

y adormecido, sufra el letargo,

quedando amargo el sabor del día.

Al recibir, de visita, a esta áspera muerte,

la que acude, acercándose a mí, como vigilia.

 

Hasta que ruede la última de las lágrimas

desde las nubes o por la mejilla,

o difuntas, inertes yazcan todas las risas,

en un seco desierto, sin boca alguna.

 

Hasta esa misma hora y sin cesar,

escribiré con mis labios,

un plácido y enorme te quiero.

Dejaré, para siempre, la evidente constancia,

de mi amor desmedido sobre el cielo.

 

Porque por amor

las flores negras rejuvenecen.

Porque por amor

son inundadas de luz las estancias,

habitaciones, otrora vestidas,

de frialdad promiscua,

de claridad, completamente vacías.

 

Mientras mis brazos puedan estrecharte,

ahora que, todavía mi aliento,

sorbe y sorbe la vida,

y que mi voz resuena aún humana,

junto a mis pies camina.

 

Hoy, que la luz se atreve a posar,

a confesarme las medidas,

descalzo piso la hierba;

y desabrochándome el pecho,

ensalzo mi corazón y entrego

con gesto sincero,

cuando lo poso encima de ella.

 

Para que el sol pueda saber de él y contemple,

como infinito se extiende

este te quiero sentido,

el excelente vibrado,

la paz que deviene brindada,

cual me otorga tu compañía.

 

A través de los siglos,

de civilizaciones y culturas,

que aseveraron el valor del amor

proclamando y extendiendo su inmensidad,

a lo largo y ancho del universo.

Amor simple, y por simple honesto,

tan honesto y simple; como ¡verdadero!.

Como esta mano que os dice.

Como esta mente que dice sintiendo

Como este corazón,

que aquí me dicta y cuenta.

 

Continuo… sin comas ni guiones,

ausente de suspensivos.

Este te quiero es un gimnasta,

es un hábil herrero,

que con dedicación,

en su cálida forja fragua versos.

Como gimnasta del amor,

despereza con sus flexiones,

a los interrogantes vuelve;

excitantes y firmes exclamaciones.

 

Por nombre, mi soliloquio se llama:

simplemente te quiero.

Un te quiero seguro,

omnipresente y viajero;

cáliz de mis actos.

Que reparte salud al echar su suerte.

 

Cual como lámpara ilumina

bordeando a la muerte,

la transforma y quita pesadez,

en sus hostiles tierras vida vierte.

Cercena la incomprensión de los fines,

procura el entendimiento del vivir eterno.

Mientras la palabra distancia le suena a herejía.

Atento, igual quita años que arrugas,

al ser cuando envejece.

 

Mi amor tiene hogar,

un lugar,

pues el tiempo le reserva guardando

desde siempre un espacio.

 

318-omu G.S. (Bcn-2012)

¡ viva la comunicación !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s