Lligams / Lazos

finestra i elements

(I)
La terra:
llençol cobrint un llit de foc.
La terra; ferma i acolorida,
gentil ens recull.
L’aigua:
saviesa penetrant fent camí.
Invisible és boira humida,
o endurida i blanquinosa
es desfà. Enamorada del sol
corre a abraçar-lo sent riu.

La terra, acull i vessa vida.
Cucs que eren ous
i primer s’arrosseguen,
que seran papallones gaudint d’unes ales;
posseïdores del volàtil espai i el breu vol.
Imponents pedres gegantines
que en esmicolar-se viatgen
fins a besar la sal marina.
I aquesta gespa flonja i verda
quina es presta pel repòs.
La terra, plena de dreceres,
estalviadora, retalla segons,
o allarga el temps en servir-nos
camins que s’estenen;
de drets i de torts.

L’aigua;
alegre i vital,
relaxada o embravida,
tanmateix és: escaladora que puja els cels
i desapareix,
com àgil salta cent somnis i mil dies
i retorna.

En estimar-se els dos, (terra i aigua),
esdevé un fill; neix el fang.
Fang, que ens crida perquè enlairem figures,
en permetre’s oferir-se tou i juganer;
ser dolç i mal•leable.

Fang, que reclama mans que l’amoixin
i ments que l’entenguin;
la creativitat dels artistes: pares adoptius
que visionen, que imaginen quan fan tasca
i ens presenten un futur farcit de novetats.

Fang… i afegida, la costella:
Homes i dones, escampats per la terra,
mengen pomes desentesos de pecats…
I la temptació calla com prohibició,
ens fascina tant com per quedar-se.

Mentre… L’arbre gaudeix de la creació,
viu amb la seva pell vital de fusta,
i una serp llisca per les seves branques
i entre les fulles recordant-li el moviment.
Li mostra les seves escates canviants
i la sort inexorable d’una llengua bífida;
la dualitat que innova prop dels contradits.

Els homes i una serp
i una poma i l’arbre.
Els homes som fruit i fusta,
som serp pujada a un arbre;
caminem damunt de la terra
i nadem dins de l’aigua.
Llisquem per la vida:

Abans d’actuar podem parlar,
i abans de parlar cap que pensem
sent responsables.
Pensar queda darrera de sentir i deixar-se anar
per escoltar a l’univers el que ens demana.

Els homes prenem decisions,
disposem, doncs, de la llibertat.
No ens enganyem
buscant derrotes i culpables
més enllà de nosaltres.

(II)
Un pecat s’enganxa al temps,
més que prou imprès i relatat,
d’ell encara queda constància.

Uns pocs que manen molt,
servits de luxes, invoquen i interpreten
davant d’imatges i signes, ¡com bruixots!
Composen i corrompen missatges
i els incrusten, simulant puresa,
dintre i sobre el seu déu salvador.

El domini requereix raons i trampes,
lleis i déus omnipresents que perdurin
establint-se com camí segur,
així com jutges i botxins.
Convé convertir
la feblesa inherent al descobriment,
en brutícia i pecat;
avergonyir i castigar als homes,
fer-los culpables i omplir-los de pors,
assenyalar-los com si fossin claus rovellades
que no poden obrir cap porta,
homes incapaços i fatídics
destinats a empasar-se un munt de fracassos.

(III)
Qui va inventar el paradís
per facilitar-se el domini,
va completar la seva feina
afegint un glop d’infern.

És l’hora de caminar i viure,
creient que el fet de morir
no comporta el pes de cap judici.
Som lliures vigilants dels nostres actes,
no té perquè significar la mort
un final que clareja sent absolut.

Repetir petits viatges.
Anar de llar en llar i sentir-se viu.
Tindre clar que, morir és,
passar només una pàgina
del llibre immens que és l’existència,
del molt escrit, tan sols un full.

318-omu G.S. (bcn. 2014)
_______

(castellano)

(I)
La tierra:
sábana cubriendo una cama de fuego.
La tierra; firme y coloreada,
gentil nos recoge.
El agua:
sabiduría penetrante haciendo camino.
Invisible es niebla húmeda,
o endurecida y blanquecina
se deshace. Enamorada del sol
corre a abrazarlo siendo río.

La tierra, acoge y derrama vida.
Gusanos que eran huevos
y primero se arrastran,
que serán mariposas disfrutando de unas alas;
poseedoras del volátil espacio y el breve vuelo.
Imponentes piedras gigantescas
que al desmenuzarse viajan
hasta besar la sal marina.
Y este césped mullido y verde
que se presta para el reposo.
La tierra, llena de atajos,
ahorrativa, recorta segundos,
o alarga el tiempo al servirnos
caminos que se extienden;
de derechos y de torcidos.

El agua;
alegre y vital,
relajada o embravecida,
igual es: escaladora que sube los cielos
y desaparece,
como ágil salta cien sueños y mil días
y vuelve.

Al amarse los dos, (tierra y agua),
acontece un hijo; nace el barro.
Barro, que nos llama para que alcemos figuras,
al permitirse ofrecerse blando y juguetón;
ser dulce y maleable.

Barro, que reclama manos que lo mimen
y mentes que lo entiendan;
la creatividad de los artistas: padres adoptivos
que visionan, que imaginan cuando hacen tarea
y nos presentan un futuro relleno de novedades.

Barro… y añadida, la costilla:
Hombres y mujeres, esparcidos por la tierra,
comen manzanas desentendidos de pecados…
Y la tentación calla como prohibición,
nos fascina tanto como para quedarse.

Mientras… El árbol disfruta de la creación,
vive con su piel vital de madera,
y una serpiente se desliza por sus ramas
y entre las hojas, recordándole el movimiento.
Le muestra sus escamas cambiantes
y la suerte inexorable de una lengua bífida;
la dualidad que innova cerca de los contradichos.

Los hombres y una serpiente
y una manzana y el árbol.
Los hombres somos fruto y madera,
somos serpiente subida a un árbol;
andamos encima de la tierra
y nadamos dentro del agua.
Nos deslizamos por la vida:

Antes de actuar podemos hablar,
y antes de hablar cabe que pensemos
siendo responsables.
Pensar queda detrás de sentir y soltarse
para escuchar al universo lo que nos pide.

Los hombres tomamos decisiones,
disponemos, pues, de la libertad.
No nos engañemos
buscando derrotas y culpables
más allá de nosotros.

(II)
Un pecado se engancha al tiempo,
más que bastante imprimido y relatado,
de él aún queda constancia.

Unos pocos que mandan mucho,
servidos de lujos, invocan e interpretan
ante imágenes y signos, ¡cómo brujos!
Componen y corrompen mensajes
y los incrustan, simulando pureza,
dentro y sobre su dios salvador.

El dominio requiere razones y trampas,
leyes y dioses omnipresentes que perduren
estableciéndose cómo camino seguro,
así como jueces y verdugos.
Conviene convertir
la debilidad inherente al descubrimiento,
en suciedad y pecado;
avergonzar y castigar a los hombres,
hacerlos culpables y llenarlos de miedos,
señalarlos cómo si fueran llaves oxidadas
que no pueden abrir ninguna puerta,
hombres incapaces y fatídicos
destinados a tragarse un montón de fracasos.

(III)
Quién inventó el paraíso
para facilitarse el dominio,
completó su trabajo
añadiendo un trago de infierno.

Es la hora de andar y vivir,
creyendo que el hecho de morir
no comporta el peso de ningún juicio.
Somos libres vigilantes de nuestros actos,
no tiene porque significar la muerte
un final que amanece siendo absoluto.

Repetir pequeños viajes.
Ir de hogar en hogar y sentirse vivo.
Tener claro que, morir es,
pasar sólo una página
del libro inmenso que es la existencia,
de lo mucho escrito, solamente una hoja.

318-omu G.S. (bcn. 2014)

¡ viva la comunicación !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s