Por destino: Capaz

Por destino capaz“Nunca queden los asuntos importantes;
encajonados,
metidos dentro de un baúl,
así sufriendo:
muriendo lentamente
por faltarles oxígeno.

Como los tantos y buenos pensamientos
cuándo se ahogan, irremediablemente,
al degustar, del encierro, su austeridad estricta,
Y quedan siendo neonatos,
son abortados muchos de los pasos adelante que esperan,
porque los pensamientos no arriban
porque los sentimientos no llegan jamás
a adquirir la consistencia.”

Contemplo las proporciones de mi propio precipicio;
advierto su altura inmensa,
sopeso la presión que podría alcanzarme
y presiento cuanta levedad espera
invisible para hermanarse.
Le cantaré una confesión al espacio que me aguarda
durante el vuelo o la caída.

Me cuestiono ser peso.
Caer, manteniéndome inmóvil,
e impactar con el fuego que desmenuza
hasta llevarnos a visitar
la insignificancia relevante.
O, hasta darme de bruces con aquel espejo
que revirtió su fragilidad para hablarme
con esa dureza irrebatible y cortante…
Que arrastra las máscaras eliminando escondites,
borrando tantas mentiras que son;
soga, guillotina y yugo,
castración impidiéndole ser fecundo
al forjador de sueños que ampara ideales.

Lo contemplo y considero
-en ese precipicio cabe el cielo.
El precipicio tiene lengua y ojos
y dispone de oído
¡él en si mismo es un ser vivo!-

Suelto amarras.
Debo dejarme ir para encontrarme
tras tantas horas y millas perdido.
Me abalanzo,
anhelo conversar con mis alas de pájaro
y picotear la libertad
hasta que ponga un huevo.
Pretendo descubrir las perspectivas que se contemplan
cuándo un ser reconoce sus posibles incontables.

Descarto -decentemente-
Traspaso la dicción elocuente
que rumorea, dubitativa y terrena.
¡Volar puedo!
Volar quisiera -he de creer-
aunque mi pragmatismo se mostrara incapaz
de renegar… de los de aquí, los muchos miedos.
Al saber acerca de los riesgos y la tragedia,
de aquel puñal que suele sujetar
el atrevimiento desmedido.

Convengo en que corresponde el dialogo
-conmigo y con otros,
siempre es verbo fructífero-
pero, hoy me debo solamente al precipicio,
no demando pensamientos ni palabras,
pongo gesto y solicito
que no se detenga la acción.

318-omu G.S. (bcn. 2015)

¡ viva la comunicación !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s