Y hasta los grandes mitos desistieron (r)

“(…) Shakespeare revive
porque Julieta y Romeo nunca murieron:
Tchaikovski suena
rememorando amores inevitables
cuales desatendieron a la rendición;
amores que sólo abogan
por estaciones duchas en poesía
para su lucha.”

**

Infortunio:
un corazón apresado
dentro de las fauces del desamor.
Mientras reos… ¡dislocados!
personajes sujetos a un lenguaje hostil
imposible de tergiversar.
El desamor corrompe brillos
cual ácido corrosivo;
su trote, intratable y salvaje,
repleto de taquicardias,
convierte a los humanos en muñecos.

Corazones rotos:
Desorden.
Confusión.
Ruido y más ruido.
Pulso alejado de órbitas
¡Desangrarse de planetas!
Firmamento sediento de ilusiones.
Cielo quebrándose al oír ¡NO!
Desamores dictando
crónicas que se perpetúan
con sabor a martirio;
reclamando epitafios y tumbas abiertas
durante la tormenta.

Mi ahora es de colapso:
hundido en lo re-tan agrio y profundo
soplo las velas de tu aniversario
cuando conozco nuestra defunción.
—¿cómo sabrán las hieles del infierno?—

Inevitablemente
¡Todos cómplices de Cupido!…
y desamores como lección.

**

(I)

Cupido está fatigado de sujetar su bastón:
el enamoramiento.
Cupido cambiará de empleo
se siente mal pagado
Últimamente sólo encuentra
corazones deshinchados.
Cupido se cuestiona su labor,
contempla la opción de apuntarse
al subsidio por desempleo.

(II)

Querubines apesadumbrados
que como guardianes del buen hacer
sois proclives a la magia blanca
¡libradnos de la estaca!
Duendes y elfos
cuales del amor veis desleírse, vigor y acierto;
como frágiles y temblorosos azucarillos
dentro de la leche hirviendo.

¡Somos sollozo,
imperativo de la decepción!
cuándo aupándose odio y rencor,
banales argumentos,
vence el desamor
y quedan inservibles las flechas de Cupido.

(III)

Sobre esta hora del adiós
el edén nos recibe adornado con huesos
y con la suerte de astillas.
La sangre perdió su sabor a miel
y aparece agotada la leche
de las ubres de la vida.

Por quedar quedan opciones; apostar es decidir.

-1ª
Cupido, decepcionado,
ya abandonó su trono del amor,
dicen que se le reconoció bebiendo,
trago tras trago y tras trago,
rondando burdeles y cantinas.

-2ª
Cupido, incansable,
continua tensando el arco
y lanzando más y más flechas,
él espera brindar la bendición.

318-omu G.S. (bcn-2012)

¡viva la comunicación!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s