Guiou

Este descenso se encuentra cercano a la población de Sospel (alpes marítimos). Excavado en roca calcárea y vestido en su totalidad, nos ofrecerá una combinación de tramos bellos y con interés, con otros que, por monótonos (andar y más andar), resultan cansinos. Barranco de ambiente salvaje y aguas cristalinas, que por sus características: muy abierto, puede resultar factible, en el caso de que no vaya muy alto, incluso si arreciara una lluvia débil (así mismo nos ocurrió a nosotros). En particular, la aproximación se nos hizo excesivamente pesada (1,30h. en continuo sube y baja que se hace interminable). No me atrevo a decir que sea un descenso para coleccionistas, pero habiendo tantísimos por esa zona es como para pensárselo… ¡Amor de barrancos!.

La Bollene (Alpes marítimos —Francia—)

Una joya de los alpes marítimos. En este descenso nos adentraremos en una parte del río La Bollene, encontrando cada uno de los alicientes de esta magnífica actividad que es el barranquismo. Barranco perfectamente excavado; de elegancia extrema. Salvaje y lúdico a la vez. Coloreado al punto de cualquier gran obra pictórica (los tonos verdes, marrones, amarillos y grisáceos lo visten de gala). Escaparse hasta él nos gratificará hasta concedernos una buena dosis de sanación.

Cascadas de Subra (l’Ariège —Francia—)

Descenso situado en el departamento francés de l’Ariège, donde tendremos que superar una sucesión de cascadas (veinticinco). Durante su recorrido, claramente podremos observar dos tramos bien diferenciados; su primera parte se nos muestra abierta y repleta de rapeles cortos y multitud de resaltes. En la segunda porción del recorrido el barranco cambia de ambiente al incrementarse su vegetación (el verde predomina de manera salvaje). Todo él se cierra al punto de engullirnos, así obligándonos a pasar por la vena (línea directa del cauce) para descender algunas de sus verticales.
Descenso que tuvimos la fortuna de coger con un muy buen caudal (las crestas superiores estaban nevadas), y que más que aconsejamos si estáis por la zona de l’Artigue.

Cañón de Canceigt (Pirineos atlánticos —Francia—)

Cañón, corto, sencillo y de poca verticalidad, ubicado en la población de Béost (valle del río Ossau). Descenso que capturará nuestros sentidos por completo al marchar “in crescendo”. Partiendo desde su excelso verdor inicial, nos conducirá hasta una gorga umbría de una belleza indescriptible (casi al punto de lo espeleológico).

 

“Cuándo contemplas lugares tan bellos, solamente puedes fundirte con ellos y permitir que cada una de tus células viaje y fluya… Rincones ancestrales que detienen en seco el tiempo e invaden nuestro ser con magia y fantasía.
El verde es el color que nos recuerda la renovación cíclica que vive en toda naturaleza: La frescura. Lo vital. El renacer. Nos recuerda quienes somos y de donde venimos.”
-Greengalgui-