Dos alas para una paloma

escaleras

 

Arriba: suenan alegres campanas

y anidan cigüeñas.

Abajo: sólo un continuo eco alberga la plaza.

Eco alejado de turbias tristezas,

construido por amables y familiares risas,

que destrabando cuestiones de vida

sazonan color.

 

Para mucho sirvió el hechizo de astros;

le concedió la boda con su cosecha al escenario

al darle validez a nuestro amor.

 

Serán tantos los brotes,

que apareciendo nuevos y jóvenes,

conseguirán rejuvenecer el jardín.

 

… que hasta los ojos ciegos,

saciados por la gratitud de las flores,

oliendo la grata esencia volcada, renacerán,

sanados, ellos verán.

 

Y hasta los mismos hombres,

de parco imaginar y de pensar incrédulo,

convencidos y decididamente,

al fin, abriendo grandes ventanales,

desterrarán a su necedad,

extraviarán a esa desdicha que provoca la inopia,

e infranqueables, y altos muros, demolerán.

 

Arriba: desde su altura, el campanario.

Con su sonido refresca,

del pueblo, su algarabía.

 

Abajo: vuelan los granos de arroz

y se afianzan por los cabellos.

El arroz penetra entre los botones

y hundiéndose en los bolsillos

encuentra cobijo.

El arroz tapiza enormes baldosas

y decora la escalera,

cual al salir de la iglesia,

-de la mano y enamorados-

tu y yo, descendemos.

 

318-omu G.S. (Bcn-2013)

Anuncios

¡ viva la comunicación !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s