Quan…/ Cuando…

 

Quan trencats els seus vidres,

en filera, enlairats els fanals;

muts de llum!,

tristament fosos,

els fanals, morts dormien.

 

Quan ballava la flama

quasi al punt d’exhaurida.

De l’espelma, vençuda la cera,

a la taula, arrapada;

semblant un petit llac congelat.

 

Llavors, l’espelma,

sent una ombra d’abans,

una ombra sortida des de la llum,

un àngel caigut fet de líquid desfet,

abans havent esdevingut com un sol,

i ara trobant-se el seu dret enlluernador…

agenollat.

 

Quan els anys pesaven més

que la incertesa de la mort i el seu parlar.

 

Quan la mar era aspra,

només un munt de set, només salada,

buida de pau: tempesta,

remor de llamps i trons: d’agres passats.

Quan la mar es trobava

d’altres minerals més antics que els anys

del tot oblidada.

 

Quan el corrent del riu,

sorda d’alegries, se’m portava,

Quan la desil·lusió, aferrant-se a mi,

m’enfonsava i ofegava,

i xarrupant les meves forces

m’impedia nedar.

 

Quan els anys pesaven més

que la incertesa de la mort i el seu parlar.

 

Quan la meva mà ja s’enlairava

propera al gest que diu adéu,

i el meu moure s’enredava

amb el gruix fil de la quietud.

 

De sobte,

les hores que estaven dormides van despertar,

vaig recuperar l’empenta,

em vaig elevar sortint de la cova,

veient que el sec desert,

tornant-se cultiu,

humit floria així renovant-se…

en aparèixer, tu.

 

318-omu G.S. (Bcn-2013)

 

***   ***   ***

 

(castellano)

 

Cuando rotos sus vidrios,

en hilera, elevadas las farolas;

mudas de luz!,

tristemente fundidas,

las farolas, muertas dormían.

 

Cuando bailaba la llama

casi en su punto de agotada.

De la vela, vencida la cera,

a la mesa, agarrada;

pareciendo un pequeño lago congelado.

 

Entonces, la vela,

siendo una sombra de antes,

una sombra salida desde la luz,

un ángel caído hecho de líquido deshecho,

antes habiendo acontecido como un sol,

y ahora encontrándose su derecho deslumbrante…

arrodillado.

 

Cuando los años pesaban más

que la incertidumbre de la muerte y su habla.

 

Cuando la mar era áspera,

sólo un montón de sed, sólo salada,

vacía de paz: tormenta,

rumor de rayos y truenos: de agrios pasados,

cuando la mar se encontraba

de otros minerales más antiguos que los años

del todo olvidada.

 

Cuando la corriente del río,

sorda de alegrías, se me llevaba,

Cuando la desilusión, aferrándose a mí,

me hundía y ahogaba,

y sorbiendo mis fuerzas

me impedía nadar.

 

Cuando los años pesaban más

que la incertidumbre de la muerte y su habla.

 

Cuando mi mano ya se elevaba

cercana al gesto que dice adiós,

y mi mover se enredaba

con el grueso hilo de la quietud.

 

De repente,

las horas que estaban dormidas despertaron,

recuperé el empujón,

me elevé saliendo de la cueva,

viendo que el seco desierto,

volviéndose cultivo,

húmedo florecía así renovándose…

al aparecer, tú.

 

318-omu G.S. (Bcn-2013)

¡ viva la comunicación !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s