La cucaña

 

El mundo está lleno

de luces y sombras,

de bestias salvajes

y bellas personas.

De ranas que saltan

en lagos y estanques

y lotos tranquilos

que gozan y flotan.

De abejas que vuelan

del tilo al naranjo,

y miel deliciosa

saciando caprichos

que endulza las cosas.

De anzuelos y cebos

que esperan la pesca,

y peces tozudos

que nadan y piensan

cerrando su boca.

De besos sinceros,

que nobles y crédulos

achican tristezas

parando las horas.

El mundo esta lleno

de espinos y nubes

de tronos y reinos,

de hoces y coronas.

Y de ogros malvados

que son perdonados

y salvan doncellas.

De falsos príncipes

que hurtan, ladrones,

que agreden al pueblo

y violan las leyes

igual que a las damas…

y el rango les salva.

El mundo está lleno

de hermosos castillos,

pudientes y clásicos,

con torres y almenas,

y sucias mazmorras

que albergan torturas,

sadismo, injusticia,

donde el mal impera.

De cálidas chozas

de barro o madera,

donde habita el amor

aunque un hambre inmenso

se aferre a su puerta.

El mundo está lleno

de envidia y soberbia,

de Otelos y Troyas,

de gris y colores,

de puentes y norias.

De engaños y orgullo,

de olvido y memoria,

de gula indomable

que azota los mares

con tóxicas cargas

añadiendo escoria.

El mundo está lleno

de amos despóticos

y siervos cansados

que amasan la harina

cargando sus penas.

El mundo está lleno

de falsas palabras

e injustas condenas

de afiladas dagas

y puños que arrean.

El mundo está lleno

de manos atentas

que curan enfermos,

y mentes dispuestas

que educan y enseñan.

De ilustres labores

que claman avance

en tantos lugares,

y seres valientes

que arriesgan su vida

faltos de pereza.

El mundo está lleno

de suma codicia,

de arcas repletas

con cuadros y joyas

que jamás se tocan.

De dioses diversos,

de signos y túnicas,

de miedo castrante

que azota y ahoga.

El mundo está lleno

de celo asesino,

que rompe parejas;

de tuertos y quejas.

De rabia iracunda,

que incendia pajares

sin contemplar antes

si en ellos había

amantes durmiendo.

El mundo está lleno

de gloria y fracasos,

de trampas urdidas

que traen derrotas,

y logros perdidos

que andan repartidos

por toda la historia.

De triunfos banales

que nunca aleccionan

y trabas diversas

que portan victorias.

El mundo está lleno

de ojos lujuriosos

también vanidosos

y mentes perversas.

De entregas gentiles

y nobles esfuerzos.

De fatiga y callos,

y osamentas rotas

de otros pasajeros.

El mundo está lleno

de lujo y riquezas

que oliendo a miseria

usan vestimentas,

y alegres pobrezas

que se disfrazaron

con feos harapos

y por ser honradas

y también honestas

logran realeza.

El mundo está lleno

de graves errores

y flechas certeras,

de pesos livianos

y dudas que quiebran,

de sueños efímeros,

y de otros que quedan.

Es todo lo habido,

aquí, en este mundo,

respuesta contada

llena de sentido;

la diestra herramienta

que aprieta tornillos,

o llave que cabe

despierte la lógica,

poniendo derecho

lo que estaba curvo.

Podrían los hombres

hacer razonando,

labrar buen futuro,

oír bien atentos,

leer comprendiendo

las suertes pasadas

que azotaron siglos;

no más observarse,

con mirar absorto,

su pequeño ombligo.

El mundo está lleno

de mares y pozos,

de negros y blancos,

de escudos y lanzas,

de enormes defectos

y grandes virtudes.

Repleto de vida,

concede y cercena,

él es previsible,

contesta oportuno,

él es sorpresivo,

sin que tú lo esperes

tanto sesga alianzas

como ata sin nudos.

El mundo está lleno

de cuerdos y locos,

de absurdas razones

que rompen futuros,

y tantas locuras

dichas desvaríos

que andan encerradas

y asientan caminos.

El mundo está lleno

de sabios ancianos

y necios adultos.

de sexos castrados

y de vicios ocultos,

de violentas guerras

y paz armoniosa

que acude tardía,

de abrazos estrechos

que al ser reconfortan

y bombas malditas,

de insípida charla

del todo baldía,

y de hondos silencios

que al ser resucitan.

De mucha inocencia

guardada en los niños

e insalubre astucia

que tercia a hurtadillas.

El mundo sostiene

un grandioso dado

cargado de ingenio,

que salta descarado

e inventa partidas.

El mundo es un globo

que rueda y levita

en el ancho cielo,

repleto de frutos

reparte sabores

y tactos diversos

y formas plurales.

No quiere el destino 

ser punta de aguja

que acierta a pincharle,

sí extender su tiempo

y hacer que sus vueltas

construyan piruetas

de magia circense

y embrujo elogiable.

318-omu G.S. (Bcn. 2014)

Anuncios

¡ viva la comunicación !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s