A la hora en punto


Mi día despunta magnificente; abro mis ojos y te veo mimosamente erizada; cómplice y deseosa, desnudada por la luz.
Siento tus labios carnosos traspasar el silencio nocturno; como ellos, humedecidos, besan mi pecho y sanan mis cicatrices. Creo en la religión de tu lengua, cuando danzante, recorre despacio mi cuello y así mismo sendos hombros. Reconozco el más grato e inocente apunte vampírico mientras tus dientes me otorgan el placer sensitivo, al morder, pérfidamente, cualquier parte de mi piel entregada.

Eres experta en las lides amatorias cuando de veras amas -sin recelos ni tapujos- bien aprendiste a instrumentar aquel compás que despierta al hombre sonámbulo, a la exclamación alentadora y a los gemidos que confiesan los puntos álgidos.

En esta hora soy un hombre agradecido reconociendo cuanta es la proximidad de su cielo. Un hombre que delata tanto su poder como su fragilidad al mismo tiempo. Un hombre que para nada quisiera extraviarse en la insatisfacción de no completarse o en la locura que devendría por perderte.

Todavía entre sueños -mudo de palabras. Sólo calzando onomatopeyas. Algo torpe- preso del onirismo que es sublime por llegar a ser palpable, recojo mi centro endurecido en la redondez de tus nalgas -debió sentirse imantado-

Me resulta ciertamente imposible de dosificar la proporción que debo tomar de tu perfume -propio y exclusivo- Causas la rendición de cualquier negación en la cual convengo; Logras embriagarme e hipnotizas de manera más eficiente que el mejor de los líquidos etílicos… Siempre cedo para entregarme a tus juegos.

Anuncios