Corazón

“El avance del mundo debe ser medido por el corazón; huérfanos de él solamente conocemos, la deriva.”
**
El corazón es labriego;
significa recolecta, significa arado.
Como alfarero experimentado
acaricia y moldea la muerte hasta desbancarla.
Corazón:
Trébol próximo.
Raíz del universo.
Bálsamo acoplado al cesto.
¡Solución!
Suerte de motor sobre carro rudo.
Por tu cantar imberbe confluimos
con el progreso perfecto.
¡Sobra razón cuándo señalas!
Cubres de primavera radiante
la austeridad oprimente
que acomete adosada
a los inviernos crudos.
Desde ti asoman pájaros en libertad
celebrando la majestuosidad
de cada uno de los seres, cuándo desnudos.
¡Corazón!
(Anterior a colores.
Anterior a las vísceras
y al don
y al ego).
Tan resistente como el diamante.
Tan dúctil como la cera.
¡Misión de hombres!
Predicas un lugar universal
del cual me siento nativo.

318-omu G.S. (bcn.2018)

Baile de fantasmas

Los cuerpos aparecen y desaparecen como fantasmas:
Alientan sorpresas mientras modifican sus formas.
Sujetos a normas, incomprensibles y cósmicas,
padecen tendencias etéreas
(las mismas que un rayo o los truenos
durante su celeste y ornamental viaje).
¿Podemos leer la esencia vital de un sujeto
sólo observando su imagen?
¡Ay! Mi cuerpo:
Margen superficial.
Recipiente del cual no depende mi tesoro.
¡Ay, mi cuerpo!
No resistes las olas del tiempo;
pierdes vigor ante sus embates.
Mi cuerpo es una fruta surgida
mediando el beneplácito del árbol;
árbol erguido,
árbol amplio
¡el de la Vida!
Como fruto; mi cuerpo:
Antes verde y después maduro.
Acogido, con agrado,
por esta tierra,
donde la sal y el azúcar
y la rosa y la espina
se hacen uno.
Mi cuerpo se reafirma con pasos
y repartirá ausencia.
¡Ay! Los cuerpos;
placer y dolor de todas las especies.
Carromato del espíritu
sentenciado a la caducidad.
Los cuerpos resucitan fantasmas
(marchan con una voz pero vuelven con otra).
Resultan condecoración planetaria.
Dan miedo y son divertidos.
Pasean cruzando las puertas.
Pasean… Desde el capullo a la oruga
y desde ésta hasta el vuelo
perecedero de su día.
Pasean… Desde el huevo hasta el cielo
y desde el cielo hasta el nido
trenzado por un destino
rebosante de fantasía.
Mi cuerpo expresa con diligencia
bajo la cuenta de horas.
Ulula sobre las tierras desconocidas
y guarda cordura
cuando las sabe habitadas.

318-omu G.S. (bcn. 2018)

Polifonía

La brisa sopla semillas
y las coloca sobre un tiempo imprevisible
y un lugar impredecible…
Esto, para nosotros: Juguetes a merced de multitud de agentes.
Piezas completando el puzle.
Nosotros; los que recorremos
amplias rectas y tremendas sinuosidades.
Los que descorremos…
No el telón, pero, sí, las hojas.
La brisa puede convertirse en viento harto corpulento,
que golpea y retuerce
y que arrastra y sitúa y que vence.
¡La brisa posee un ser que va y viene!
Marcha y retorna; decide sin antojos.
Para regocijarse, alterna virtudes
dentro de aquel propio pronto satisfactorio
que la purifica en la calma.
¿Cómo negarle toda verdad al oráculo?
¡Oráculo!
Péndulo incierto
ilegible antes de nuestros ahoras.
¡Oráculo!
Umbral de lectura
donde se rizan las olas.
Donde se gestan las odas
que al ser cantadas
igual revitalizan como degollan.
¡Oráculo!
Serás y fuiste caminante.
Brisa posada sobre la mar.
Proteges todas las suertes,
por ello eres polifonía.

318-omu G.S. (bcn. 2018)

La pell de la fruita… / La piel de la fruta…

La pell de la fruita, enforteix.
Omplerta de vida, porta vitamines.
La teva, encesa;
dolça i nua:
Redueix presons.
Qualsevol món de plàstic o cartrons.
Engrandeix la llibertat
fins desfer els noms
i incendiar banderes.
La teva pell té ànima.
La teva pell,
fresca i crua.
Promesa divina
a l’abast del meu home.
I, jo, des d’ahir:
Olorant les ganes
i arribant al teu espai
per demanar-te, conquerir-nos.
Per dir-te “regalem-nos
un temps on néixer ben parits”…
Fugits de la desídia
que simula ser vida però ens mata.
La pell de la fruita
prega perquè s’apropin
els ulls i els llavis (els cossos desperts)
tant per beure com per llegir
la eternitat que cap
dins dels suspirs
del nostre instant.

318-omu G.S. (bcn. 2018)
**
(castellano)

La piel de la fruta, fortalece.
Llena de vida, trae vitaminas.
La tuya, encendida;
dulce y desnuda:
Reduce prisiones.
Cualquier mundo de plástico o cartones.
Engrandece la libertad
hasta deshacer los nombres
e incendiar banderas.
Tu piel tiene alma.
Tu piel,
fresca y cruda.
Promesa divina
al alcance de mi hombre.
I, yo, desde ayer:
Oliendo las ganas
y llegando a tu espacio
para pedirte, conquistarnos.
Para decirte “regalémonos
un tiempo donde nacer bien paridos”…
Huidos de la desidia
que simula ser vida pero nos mata.
La piel de la fruta
ruega para que se acerquen
los ojos y los labios (los cuerpos despiertos)
tanto para beber como para leer
la eternidad que cabe
dentro de los suspiros
de nuestro instante.

318-omu G.S. (bcn. 2018)

Veritat d’entrada i sortida / Verdad de entrada y salida

Més abaix del melic:
Boca de llum
i respir de futur.
Sota el melic congrego
amb l’espai de plaer
que, conduint a l’esclat,
bufa altres vides.
Ja descrit el pas
ofereixo el meu vot.
Avanço i m’endinso.
L’univers és un bosc!
Que imaginant-se arbres
reparteix ombra
davant la cremor dels dies.
Sota el melic
clavell o rosa?:
Un món nou que sura.
Cardinals per esbrinar.
Un so que apareix
i, remenant-ho tot,
reparteix somriures.

318-omu G.S. (bcn. 2018)
**
(castellano)
Más abajo del ombligo:
Boca de luz
y respiro de futuro.
Debajo del ombligo comulgo
con el espacio de placer
que, conduciendo al estallido,
sopla otras vidas.
Ya descrito el paso
ofrezco mi voto.
Avanzo y me adentro.
¡El universo es un bosque!
Que imaginándose árboles
reparte sombra
delante la quemazón de los días.
Debajo del ombligo
¿clavel o rosa?:
Un mundo nuevo que flota.
Cardinales por descubrir.
Un sonido que aparece
y, revolviéndolo todo,
reparte sonrisas.

318-omu G.S. (bcn. 2018)

Acerca de unas leyes remodelables

Las leyes están hechas por los hombres. Y, los hombres, cuando honrados y justos, fieles a un criterio constructivo que no discriminase a nadie, debieran modificar esas leyes cada vez que conviniera, en pos del avance en común de nosotros como sociedad y colectivo.
**

Cualquier partido político que ostente el poder y, representando a los ciudadanos de un estado, fuera demostrado corrupto, debiera ser repudiado, debería ser expulsado del congreso, así perdiendo todo derecho, tanto de decisión como remunerativo, cada uno de los individuos que lo compusiesen. Impidiéndoles que nos representaran en un futuro, fuera cual fuera el nombre o tendencia de una posible formación en la que pretendieran formar parte. Negándoseles el derecho de decisión dentro de una cámara donde se dirimiera el devenir de un pueblo, el equilibrio y salud de un estado como sociedad.
Cuándo una persona se adhiere a un partido político, dentro de ese ámbito de dirección y decisiones vitales para el pueblo, los intereses que puedan existir debido a su identidad individual, merecen quedar relegados, temporalmente, a un plano secundario. Ya que la importancia de su cargo requiere de una responsabilidad que alcanza la vida de todos nosotros. Con esto deseo expresar, que la confianza y el respeto la determina un bloque, y, como tal, requieren de ser leídos cada uno de los movimientos que ejecutan cualesquiera de los elementos que componen el bloque. No podemos admitir como totales y justas las sentencias que se dictan, pasados diez o quince años de los hechos delictivos y aceptar las disculpas como hecho que exime a los que en la actualidad forman parte de la dirección con autoridad. Debe tomarse cuenta y efectuar una lectura más amplia y real, al respecto de la espiral de corrupción en la que se mueve uno u otro partido político. Cual da consentimiento, al perder el orden justo de control, a un sinfín de bajezas que repercuten, decisivamente, en nuestras vidas, desencadenando un mayor desequilibrio; sufrimiento y desgracia sobre ese pueblo, trabajador y llano, al cual dicen proteger y representan.

Fogonazo persuasor (r)

Exultante se esparce el amor,
mediando el flujo que conviene en ser implícito vertido,
explosión paulatina de sentidos enhebrando pasillos
hacia un horizonte convexo.

Desnudada, primero,
la esencia, en forma y con olor,
transporta por el aíre el caramelo de las pieles
mientras transpiran las arrugas del algodón
embriagadas de la fragancia en sudor,
en una cara por luz
y en su reverso al vapor,
de la vida y sus encantamientos.

La esfera se completa.
Congrega en la unión
a las dos mitades
e invoca con desenfreno
a la energía, cual llega, irradia y desgrana los pétalos
con la espuma del gozo.

Y a resultas de la inmensa bravura;
mediando un estallido de sonidos
se parte la quietud del silencio:
Hablan los labios;
comunican por lengua carente de vocablos
y por ello nace
la amplitud de un nuevo imperio.

318-omu G.S.(bcn-2011)