HIJOS DE TODOS

 FAM

Resulta extremo, ese latir rápido del corazón de un chiquillo escondiéndose del desamparo, acurrucado en sus adentros, pisando una tierra fértil pero teñida de rojo. La cual lo vio nacer, que es suya y ahora fragmentada no le corresponde, es escurridiza ante sus ilusiones, necesidades y anhelos.

 

Él, siendo simiente de un mañana sólo obtendrá; como fruto el miedo. Miedo a la barbarie que reconoce a su alrededor. Dolor, muerte, angustia; y como única recompensa, no morir ajusticiado por pertenecer a una etnia o a otra, o por no subyugar a su esperanza, ante la destrucción que su alma soporta al vivir cercana al peso incontrolado de una sinrazón, sometida a esa determinación, que ni establece ni conoce la mano misma que tortura o asesina, que cruel ajusticia, (respondiendo a intereses ajenos, a suculentos beneficios económicos, a las finanzas de los opulentos); mano cual empuña el rifle o el puñal mercenario e irónicamente hermano.

 

Mientras tanto, a seis aldeas de distancia, son poseídas sus propias mujeres e hijas, sus propias hijas y las de sus hermanos. Se masacra lo peor de todo; las ilusiones que conllevan las esperanzas.

El engaño se tercia situando suculentos manjares que nunca llegarán a avistar y disfrutar en su mañana. Están encadenados, se convirtieron por necesidad o codicia, en lacayos de seres poderosos a los cuales ni conocen y dicen supuestamente aborrecer, esos mismos que les brindan horrores y los sitúan dentro de grandes jaulas.

    

África, Asia, América latina, grandes porciones de esperanza subyugada a conceptos y entendimientos engañosos en una buena de sus partes, tristemente manipulados.

Tierras poseedoras todavía de una esencia primigenia y vital. De esa porción de pureza, que el mundo occidental ya perdió hace mucho tiempo e incapaz de recuperar ahora, simula despreciar, cuando en realidad la envidia.

     

Soledad de cientos de tribus que, sobreviven en unas míseras tierras sobre las cuales les han ido arrinconando. Las riquezas no entienden de lazos sanguíneos, siempre están prestas a hacerle un tentador guiño a la ambición de cualquiera. Podemos luego buscar razones que escondan esos ciertos propósitos y no nos hagan acarrear el insoportable peso de una indigna conciencia, caer en el abismo más miserable de la condición humana.

Pero en el fondo, sabemos que en buena medida, desde aquí, nosotros, estamos contribuyendo a promover tales delitos que se cometen en otros continentes. Hipócritamente nos disfrazamos con la falsa y conveniente interpretación o respuesta, para continuar satisfaciendo a un innecesario bienestar que merece ingentes tributos, tributos humanos que resultan de un descaro insolente.

    

Así, chiquillos que podrían ser hijos de cualquiera, con ojos adivinados por la sonrisa; y luz propia con la que resurgirían mil grandes imperios, están siendo utilizados, torturados, expulsados de su tierra, masacrados por el mero hecho de nacer en un lugar del planeta, con uno u otro color de piel o cultura.

Son considerados como valor cero, en un sistema mundial en el que no se aplican siempre las leyes que se acuerdan. En un sistema global, en el que la justicia es una gran farsa y nuestros hijos siempre pierden.

     

 

“SÉ DE MIS LAZOS ESTELARES CONTIGO, HIJO DE CUALQUIER TIERRA, RECONOCETE  EN EL VÍNCULO, ÉSTE PRETENDE Y PUEDE DARTE ABRIGO”

 

318-omu G.S. (Bcn.)

FAM

¡ viva la comunicación !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s