El egoísmo (condición humana)

el egoísmo 2
El egoísmo deviene como el máximo exponente de la subjetividad; forma parte de una identidad dictatorial -equivale a eslabón terrenal y a presidio ineludible- Antepone la autosatisfacción a cualquier asunto; anhela beneficios personales sin sopesar la destrucción que acarrea ni pensar en construir y evolucionar. Cuando desmedido, actúa cruel, casi comporta sadismo; se apoya, una y otra vez, sobre la justificación que señala a otros y a él lo exculpa. Es déspota por ambicioso Sigue leyendo

Un pie tras otro

"biblioventana.blogspot.com"

“biblioventana.blogspot.com”      

Estoy convencido de que cualquier giro contribuye a que se multiplique la velocidad, que viviendo aquí, sujetos a diminutas transformaciones, nos dirigimos, directos e irremediablemente, hacia un fenomenal y rotundo estallido y la consiguiente renovación. Creo que somos piezas independientes dándole forma y sentido a un motor, cual perdería muchas de sus prestaciones si le faltara alguna de sus estupendas insignificancias. Somos, cada uno de los elementos existentes, tan valiosos como insustituibles.

La evolución depende de continuas eclosiones, de fornicar con lo ya hecho y con la misma nada que, quizás aun pareciendo invisible, posee un surtidor y nos sirve la gasolina. Fornicar y fornicar, y, mediante tal acto, PARIR continuamente recreándose en nuevas estirpes. Pero, protegiendo, a capa y espada, contra viento y marea, le pese a quien le pese, la inquebrantable parte virgininal que le da pie a su exacerbada creatividad, la misma que alberga majestuosos y atrayentes misterios que espero queden siempre por resolver.
El cosmos ingeniosamente construye, es capaz de alternar tantas formas y esencias como para hacer infinita la escalera por la progresamos.

Todo lo habido, aquí, resulta pobre, cuando advertimos la inconmensurable e inagotable riqueza y grandeza en la que el cosmos vive y la cual bien reparte en cada una de sus vueltas. El cosmos sabe resaltar sin reparos, su enorme e incontestable efectividad con grandilocuencia, a aquellos seres que aun ostentando diversos credos, escuchando con atención cualquier apunte de vida, tienen fe en su hacer y lo observan.

doble rostro
Sé más de lo que supongo y digo saber… pues intuyo. Tengo un sexto sentido.
Aún siendo un hombre cuya mente se excita y su sangre se calienta y su sexo se endurece sólo ante la cita onírica o el tacto que aguarda o la visión que deambula curvilinea y con fragante aroma femenino -valga el de mi amada y atractiva y deseada compañera- quizás pueda que esto se deba, a que reconozco y jamás rechazo, a esas tantas porciones hormonales de mujer que corretean por mi ser desde que nací y perdurarán en mis alforjas hasta el día en que me muera.

Que extraño me resulta oir al respecto de la competencia y la guerra entre géneros; a ambos llevamos, desde el inicio, en nuestra misma persona.

Acentos activos (V)

Decir…


Que decir puede, cuando relata al respecto de la desdicha o el luto adjunto a la muerte, embelesar al oído que escucha o al lector el cual recorre esas sendas emotivas conformadas con tinta…

Que decir puede contar acerca de aquel dolor que implacable se hinca, hasta tocar y torcer el futuro e intoxicar de alguien sus entrañas, y sonar a canto angelical suavizando causas terribles.

Que decir puede ser tan pluriforme, didáctico y hermoso, como para asomarse siendo caricia, incluso cuando presenta desamores, frustraciones y desdichas; los horrores anexos -propios, lejanos o próximos de esta vida- de todos aquellos que perciben el pulso y las vibraciones mientras sus almas y corazones son llenados de seda y de algodón, y de costuras y callos y espinos, mientras degluten respiros y tragan la hiel de su hígado o la dulzura que fue capaz de apresar su saliva. Sigue leyendo

Amalgamado


Como sería capaz de valorar mi actual flotabilidad si antes no hubiera conocido; desvaríos y pesos, desequilibrios, ataduras y tropiezos.
Muchas plumas conforman unas alas ¡todo sirve de motor!
Preciso de la instrucción, para lograr apreciar el gozo habido en cualquier arte y la justa medida que puedo hacer frente de confusión.
¡Mil piezas conforman el motor del vehículo que me aleja de la perdición!
Tras ensamblar con acierto todas ellas… ando y sonrío, buceo tranquilo y nado sin miedo, repto bailando, vuelo liviano y sin esfuerzos planeo.
Gracias a cada una de esas piezas soy capaz de ser un arco que lanza flechas, flechas cuales son, cada respuesta dada y cada decisión.

En pos de la eternidad

 

" cascadas de la Larri (Huesca) "

” cascadas de la Larri (Huesca) “

No creo que abunden las tinieblas

sólo para extirpar salud y sonrisas

o matar a Venus y a Afrodita

denostando sus artes fecundos.

No creo que el negro oscuro exista

para borrar de nuestra senda las fuentes del Olimpo.

Por el afán de someter a la claridad

e invocar a los hombres para que le sirvan al ocultismo.

La faz de todo tiene dos vertientes;

luminosos colores  y recovecos sombríos

que al unirse lustran e innovan

escalones y matices distintos.

***

Bien atadas; la vida que late y respira y la que logra traspasar los cuerpos prendiendo el nombre de muerte -ambas se precisan-
Una sin la otra: suerte con cojera que acontece exenta de resultado eficaz o de multiplicación -sexo estéril y falto de placer o una cuenta importante por hacer que queda incompleta-

Es por ello:
Por la esperanza que sostengo
y quiero y manda,
que estoy decidido a amar sendas suertes
y trenzar asiéndolas
los posibles qué de mi destino.

Amo la vida que tengo
y creo en el decir de la muerte…
ambas conjuntas.

Ellas, cuando casadas,
presumen de ser una escalera infinita.
No precisan de restarle ovejas al rebaño,
ni cuentos a la infancia,
ni direcciones a la brújula,
ni pájaros al bosque,
ni números al reloj.
Ambas son el sustento que alimenta
dando pie a la eternidad.

318-omu G.S. (bcn. 2014)

Mil gotas recitan lluvia

"aigüeta de barbaruens (zona Benasque -Huesca-)"

“aigüeta de barbaruens (zona Benasque -Huesca-)”

He visto a Dios desnudo por las calles, el cual adoptando mil formas distintas y pretendiendo ser próximo se acercaba con la intención de contar.
He contemplado a una virgen complacida, renegando de tabús y prohibiciones; restando el hambre de su cuerpo con tremendas dosis de sexo.
He sentido la intimidación; el frío de un cuchillo en la garganta, y sobre mi sien, la boca del cañón de un revolver asido a su yo mudo -suerte que su gatillo optó por no hacerlo hablar-
He intentado leer el árbol de la vida repasando las hojas que, escritas por todas las estaciones y repartidas por el otoño, alfombraban la tierra cayendo casi vencidas -el ciclo de la vida también se presta a la decoración-
He constatado que tiene manos y boca la tentación cuando secuestra o seduce los actos y la voz de los hombres. He observado como los hombres decidimos y cedemos a la tentación eludiendo el hacer responsable -el hombre, por defecto, se queja y reniega; señala y tiende a buscar la culpa siempre fuera de él. En tanta medida elegimos que diría disponemos de gran libertad-
He percibido que puede caber una honda soledad aun estando en compañía -tal suele ser la más inhóspita- Y he comprobado que es posible encontrar a los demás; siendo un ermitaño; ante el rumor docto y sereno de aquella soledad introvertida y profunda.
He visto a Dios que, cordial, dialogaba con el demonio -parecían hasta amigos- y a una virgen disfrutando repleta de lujuria, renegando de halagos santos y de cualquier tipo de pudor -no siempre es imprescindible tener himen para ser una virgen y es preciso la duda para poder encontrar a nuestro Dios-
Cuestiono un montón de referencias si atisbaran alguna pizca de estrechez en su propuesta -No me guío por dictaduras. Son presidio las fronteras-
Reconozco el valor de cada fuente, la maestría implícita en cada instante. Cada segundo que pasa sostiene esa elocuencia que nos otorga enseñanza y como añadido claridad.
Soy capaz de contemplar como los dogmas, tarde o temprano, padecen la obsolescencia; al asomar decrépitos vagarán moribundos

-si pretendemos agarrar nuestro existir sólo a un respiro… posiblemente nos ahogaremos-
318-omu G.S. (bcn. 2014)