Sobre el tabaco y otras drogas

 cadenas
Humo trayendo la niebla a este aire que respiro. Mis pulmones se van llenando de ella; hecha de amoniaco, alquitrán y nicotina; y de esas otras fórmulas químicas, adictivas y enigmáticas que, cada vez en mayor proporción, se le incorporan. Tabaco: esa droga legal que satisface ficticiamente, aparentando calmar la ansiedad, cuándo en realidad nos la provoca. Nos excita inhalar caladas de ese humo, nos invita a asociarlo con música, café, tertulias… claro esta, resulta ser como dominical en periodico matutino.
Desde hace tiempo rezan las enseñanzas, fumar mata, fumar puede provocar cancer, y otras reseñas que tapizan las cajetillas de los veinte tiros de humo.
Llevar algo más de cinco años separando mis pulmones de la hebra quemada, de los cigarrillos que intoxicaban mi organismo con su humo. Ese humo que filtra sus componentes en mi sangre, así refluyendo hasta en mi dermis, colapsando mis arterias, hasta pudiendo pararme el corazón, y con ello, mi respiro.
El humo del tabaco que impregna las ropas con la astringente acidez de su verdad como ceniza. Este tabaco que me pide el salario que conlleva esfuerzo de tres o cuatro de mis días laborales; como si él fuera mi chulo.
El otro día, hace un mes, preparé una buena comida en casa -tenía invitados-, Al terminar cojí una cajetilla de entre las muchas que había sobre la mesa y, abriéndola, prendí, nuevamente, un cigarrilo, avivé en mí ese continuo vicioso del fumar, tanto cuándo apetece y deviene como disfrute, como cuándo no apeteciendo nos reclama por enganche siendo vicio.
Para consolarme me dije «un día es un día» y una leche, desde entonces vuelvo a carecer de la capacidad de renunciar a unas buenas dosis de sustancia cancerígena.
Esos nuevos primeros cigarrillos hasta me noqueaban por momentos, mareándome; mis pulmones me comentaban «vaya mierda esto que nos das, atontas nuestras capacidades. Òscar, date cuenta de la porquería que es lo que te fumas. No te acuerdas -proseguían diciéndome-, de todos los ahogos, toses, debilidad y limitaciones que te representan estas tirillas humeantes ¿Cual es la causa que te arrastra amarrandote a su consumo?».
Es placentero para el fumador, el hecho de encender un cigarrillo e inhalarlo, reporta placer y sirve de compañía; es como un compañero que siempre esta predispuesto… sobre la mesa esperándote.
Marsalis coge su trompeta y toca, fumo. Sobre la mesa humea el sabor agradable del café, fumo. Converso sobre las serias circunstancias de la vida con otros, fumo. Acabo una esplendida comida, fumo. Termino de disfrutar de sexo y de placer, fumo. Hay tantas razones que me contagían del tabaco, fumo y fumo.
No soy de quitarme de placeres gratuitamente, barajo los pros y los contras de lo que decido; es entonces que me planteo dónde y en qué se oculto el deseo, cuales son las causas que, aun sabiendo lo pernicioso de algo, nos permiten consumir hasta lo que reconocemos como nocivo: Sabor de humo, sabor ácido, áspero y desagradable.
Soy un dependiente consciente de su debilidad, un ser independiente que demuestra su esclavitud y sumisión cun cuando abogo por la libertad. Permito que este humo me invada, intoxique y contagie, que avance indebidamente la enfermedad y mi deterioro.
La angustia y ansiedad llama a mi puerta: Son las cuatro de la madrugada y, no teniendo cigarrillos, busco y rebusco, gruñendo, por bolsillos dentro de armarios y entre las colillas de los ceniceros, apuro unas cuantas tachas y reconstituyo, con papel, un anhelado cigarrillo.
Placeres y desdichas en ese mismo hacer. Consuelo del hombre que cabizbajo te pide le ofrezcas uno. Deseo por el vicio que se nos contagió y que nunca se pierde; siempre latente las ganas por éste. Ya conocidas sus virtudes y desgracias ¡la decisión!, voluntariosos o impotentes.
__________________________
Laura saco de su bolsillo una piedra, rasgo el cigarrillo, puso el tabaco en su mano izquierda y, con la llama de su mechero naranja, quemó el pedazo marrón sacado de su chaqueta. Frotó, acariciando con sus dedos, deshaciendo la sustancia. Mezcló piedra y tabaco en ritual de caricias, estaba reuniendo los elementos para, volteándolos con firmeza, situarlos sobre el fino papel de fumar, después liándolo con su espesa saliva, quizás pretendiera cazar sonrisas.
Mas éstas no estuvieron siempre, fueron disipándose a medida que se acentuaba el consumo, ya sonaban portando un interrogante y con una hilera interminable de puntos suspensivos. Había veces que su mente se quedaba colapsada, era incapaz de concentrarse, era incapaz de escuchar debidamente, de comprender el mensaje de los amigos que le hablaban. Dependía, psicológicamente, del añadido que el prense de un hachis le proporcionaba. Si salía de copas sin disponer de esos cigarrillos, notaba que le faltaba algo para completarse la velada.
¿En que medida Laura era dependiente de este completo para lograr su disfrute?.
Cuándo nuestro sistema nervioso carece del añadido, ya habituado éste a su consumo, se muestra como goma elástica, cual se tensa y destensa, y según fuera la cantidad de tensión que resiste, resulta posible la ruptura de este, pues resiste y padece como goma, el desequilibrio, a largo o corto plazo, está garantizado -como así mismo sucede con otras muchas sustancias que alteran el estado que nos corresponde según tiempo y circunstancias y por naturaleza.
Es bastante complicado controlar nuestras dependencias, menores o mayores, pero dependencias.
Podemos encontrar justificaciones, pero sólo son, justificaciones. No hay razón o hábito que deba pesar más sobre la balanza que comporta una vida, que el querernos; para poder ofrecer al resto y ofrecernos como elixir saludable; en mente, energía y cuerpo… dejo, por hoy, pendiente el tema del espíritu.
________________________
Rascó la roca con la cuchilla de su cortaúñas, cayó, de la pieza blanquecina y con ligeras transparencias, el polvo que ansiaba y al mismo tiempo grababa el futuro para él.
La seguridad ficticia, se convirtiría, más tarde en inseguridad. La confianza rotunda, sería paranoia y desconfianza. Esa toma provocaría, debido a su prolongado tomar; el extravío, una identidad rocambolesca.
De dudas y precariedad cuándo faltara la sustancia. De distancia. De alejamiento.
Miguel, se encontraba sumido en un paseo repleto de arriesgadas y estrechas veredas envueltas de acantilados. A la mínima se sentía con los pies encementados y sinalas, por un precipicio cayendo. Después de largo tiempo y tras mucho tomar y tomar, se enrevesó una serpiente venenosa con sus pensamientos, debilitándose su esencia propia y mágica al perder cualquier grado de seguridad.
Tuvo tanto y…. ahora, nada tenía; aprendió a disimular y aparentar. Perdió la guía, olvidó la mecánica de sus pies y la vitalidad habida en cada paso. Generó un mundo aparte y con poco aire. Lanzó sobre el cuadrilátero la toalla, renunciando a avanzar.
__________________________
Gritos de desavenencias en la casa. Ojos desorbitados. Rojizos. Ojos que van y vuelven, arriba y abajo, a derecha y a izquierda, nerviosismo inquietante.
Teresa, sólo había dejado los calcetines en el cajón de la comoda sin aparejar. No tuvo tiempo, grande era todo los días su ajetreo; los chiquillos llegaron del colegio antes de tiempo y la comida estaba por terminar, es por ello que así, desunidos los dejó; dejó los calcetines de cualquier manera, lanzándolos sin advertir lo que luego supondría tal acción.
Un carajillo de ron negro en el desayuno. Tres cervezas y un carajillo con el almuerzo. Casi una botella de vino con el menu de la comida. Tres cervezas más al salir del trabajo, y por supuesto esas dos copa de whisky, o el cubata en el barrio antes de ir para casa a…
_____________________________
Irene tuvo una perdida importante en su vida, se marchó alguien fundamental para ella, una persona a la cual quiso mucho. Tras serle imposible, durante largo tiempo, descansar, pidió cita para su médico, el cual, a su vez, la derivó al psicólogo, para terminar alternando la visita al psicólogo y la consulta con el psiquiatra.
Este último, después de escucharla por los veinte minutos que le correspondían por programa, le dijo «lo mejor será que tome esta amarilla tres veces al día, esta blanca solamente por la noche y esta gorda y roja por las mañanas» eran pastillas para conciliar el sueño, para eliminar ansiedades y, en teoría, químicamente compensatorias.
Ella tomó y descansó. Tomó y ya durmió. Un día, un mes y un año, todavía hoy, despues de quince años, toma de éstas para dormir, no ansiar y descansar.
Patadas al hígado y puñetazos a sus riñones, el filtrado de la medicación era exigente. Sanamos (aparentemente), habituando a tantos órganos a sufrir hasta que no puedan resistir más y revienten.
Efectos secundarios… de todo tipo; más diría: se frecuenta el estudio, somos meros conejillos.
¿Són soluciones inevitables?.¿Existe algún otro tipo de secreto para combatir dichos momentos?.
Según fueran. Sucede que hay casos en que las descompensaciones químicas pueden alterar el funcionamiento de un ser; provocándole desdicha hasta el punto de convertir su vida en un infierno, no dejándole vivir. Pero, nuestra medicina, nuestra sociedad esta pasando por una etapa en la que no se disciernen suficiente las repercusiones de cada sustancia que legalmente se suministra, se propagandea sin tener en cuenta otros posibles medios para remontar una situación y recuperar la dirección y el bienestar que nos corresponde.
La demanda de beneficios por parte de las farmacéuticas hacen que no se barajen otras alternativas más económicas para un ciudadano y el mismo estado y más saludables.
La framacéutica, es una de las industrias que tiene mayores beneficios y menores impedimentos, muchas son las veces que los mandatarios legislan y aprueban o desaprueban a su antojo Ellas contribuyen con suculentas cifras a que el poder socio-político sea cual es. Incluso me atrevería a exponer una suposición que me queda siendo duda ¿Existe un ligazón o vínculo entre la industria alimentaria y la farmacéutica?.
Asomando los beneficios dados por las industrias farmacéutica y armamentística como de los mayores, junto los que reportan los negocios de la droga y el sexo, los ciudadanos hace tiempo que dudamos de la moral y la justicia cabida dentro del sistema que impera y advertimos que una tremenda oscuridad se mece a nuestro alrededor hasta intoxicar por completo nuestro entorno.

¡ viva la comunicación !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s