De un pozo y sus corredores

 El Hallazgo del pozo

No se perdieron,

sólo se esconden los años.

Dentro de un pozo cayeron,

el pozo de la memoria.

 

Un mismo cubo desciende al pozo,

el cubo es cada ahora.

 

Cualquier ahora puede llenarse,

(voluntaria o traidoramente),

con el agua de dicho pozo.

 

Agua que nos saluda.

Agua siempre presente.

Agua: recuerdos;

recuerdos que saben a más que a razones y mente.

 

Agua: experiencias,

enseñanzas leídas y escuchadas.

Personas que se acercaron,

(de esas algunas todavía quedan).

Un sinfín de sucesos…

cada uno de ellos con su varita.

 

Cuando atiendo al pozo de él surgen;

exclamaciones, sorpresas.

La educación con un globo terráqueo.

La ficción, el aleteo de ensoñaciones,

con sus nuevos planetas.

Una cultura rebozada en otras culturas.

La ofuscación, los arrebatos.

La oxigenación y la paciencia.

La comprensión y el desconocimiento

… ¡y hasta las dudas!…

y hasta las respuestas que ni fui anteriormente a buscar.

 

Son agua mis recuerdos,

se filtran por todas las rendijas

que asoman siendo los días.

 

Agua cual reposa dentro de un pozo.

Aguas que resguardan como idóneo refugio;

a tantos sonidos ya veteranos,

y a tantas visiones ya ancianas,

a todo lo que les cabe, que es mucho,

de lo otrora e importante sentido.

 

Pozo: cobijo.

Agua: un lecho

compuesto,

por hojas secas que crujen,

y los aromas que refluyen

con flores pasadas.

 

318-omu G.S. (Bcn-2013)

 

Anuncios

¡ viva la comunicación !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s