Viaje (sobre idas, vueltas y regresos)

 cala cantabra (1)Acunado en matriz de terciopelo
aprendió a usar y expresarse en esperanto.
Leyendo la esencia ancestral del firmamento
bordó un mantel con hilo fino;
gracias al azar generoso
que trasquilando contratiempos,
concede perderse y encontrarse
paseando por un vergel repleto de semillas,
hecho de estrellas y destino
mezclado con lindos sueños.

Pidió alimentarse como un árbol o la hierba,
como piedra o como arroyo,
de la luminosidad de las mariposas y su seda,
y de un concierto de luciérnagas expertas
que descartan alumbrar
aquel carbón, que fuera tan oscuro
como el del negro austero y trágico
de los malos pensamientos.

Aprendió y quiso sorber
el canto acuático de las nubes pasajeras,
el de los mirlos y jilgueros inspirados,
y el de esos cuervos que posaron
cuatro regalos y un comienzo.

cala cantabra (7)Nació redondo,
redondo… pero medio partido.
Por la tierra que conoce
el dolor agudo que va ceñido a los lamentos
y los influjos indelebles
que constantemente escriben
amor, ¡amor!, amor,
regalando un corazón y dos pies;
el laurel. El mejor premio.

Rodó como un balón.
Rodó convirtiendo su círculo inacabado
en un círculo completo
¡ botó y rodó y botó !
Aunque ¡como no!
padeció la sordera estrepitosa
y la verborrea que colapsa,
la suma de saber y el entendimiento.

Alguna vez estuvo ¡atrapado;
a tres pasos de las fauces de un abismo!,
más allá de la razón de su locura;
despreciando su vida con retos viles
que le dan viruela al alma
y contagian los paisajes
al repetir la rojez del sarpullido más severo.

cala cantabra (3)Acunado por matriz de terciopelo;
conversó poseído y calló exorcizado,
paró el reloj y construyó para su espíritu
ese instante que es un templo.
Entendió la luz, tormenta y canto,
el abecedario de los elementos.
Sopesó de la extrema altura del abismo, sus medidas;
sus frenéticos peligros y los relativos beneficios
del adictivo golpe y goce que cabe en cuerpos.

¡Recuperó alas y universo!
Revocó las ganas. Transmutó.
Al saber dudar volvió a atrapar
el hilo extraviado de su cuento.

Hoy volvió.
Saludó y habló con un gesto amable
que delataron sus comisuras.
Su decir y silencio me supo:
a olivo milenario, a cofre lleno.

Sabe a tanto a veces tan poco…

318-omu G.S. (bcn. 2015)

 

Anuncios

2 pensamientos en “Viaje (sobre idas, vueltas y regresos)

  1. Veronica dice:

    Sencillamente sublime. El recuerdo del carbón habita en el diamante.
    Un abrazo.

    Me gusta

¡ viva la comunicación !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s