Suerte de ciclos

La nieve helada se derretía, mostrándose desnuda la magnitud de las cumbres. Así tú, prescindiendo de ropajes e interpretaciones que solaparan cualquier respiro vital, delatabas el fulgor y abrigo de una primavera donde predomina el vuelo y la polinización.
Y yo, ante la verdad tuya (representación perfecta de los frutos de esa estación), abandono el crujir solitario de la escarcha, tanto durante mis noches como durante mis mañanas; a la vez que le presento al universo el árbol mío, resaltando la fortaleza de la raíz y el mucho verde que cabe dentro del amor.
La nieve ya perdió su voz; tendrá que confiar en otro invierno para volver a hablar siendo hielo.
porqué Jana.

Anuncios

¡ viva la comunicación !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s