Acantilado

¡Cuánto pesa!
Apercibir el retiro absoluto
de la abeja y de la flor.
Advertir como se alejan los pasos
del corazón que nos amó.
¡Vivir pesa!
cuando somos maltratados
por el ártico, gélido y despiadado,
que se encabalga en los gestos:
Mediante miradas llenas de rabia.
O al resultar violentada,
por timbres indeseables,
la calma y el nirvana de una voz.
Pesa y pesa…
Ver como la belleza se desvanece
recubierta por telarañas y moho.
Esperar que el edén abrace un respiro
y hallar sequía y ahogo…
Sólo espacios diminutos
repletos de destrucción.
¡Cuánto pesa!…
El sentirte cerrar ventanas y puertas
y el presenciar la muerte del arco iris
que anuncia la excomunión.

318-omu G.S. (bcn. 2017)

Anuncios

¡ viva la comunicación !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s