Reverso


Hay mañanas donde manda el cansancio, que asoman como cimas heladas y se suceden siendo cordillera, Mañanas cubiertas de telarañas poderosas y adherentes que, atrapándonos, nos inmovilizan y desgastan hasta dejarnos extenuados, incapaces de erguirnos y andar siendo primavera. Mañanas cuales nos dejan teñidos de umbría soledad y mancos de comunicación, apartados dentro de una cueva escondida que calla tras el hielo.
Hay algunas mañanas que van sobradas de luto, en que, intempestiva, ulula la noche, e incesante, cría fecunda, la muerte, en que aún resuenan los ecos ingratos lanzando sus dagas y los números pares cambian de faz para resultar esclavos de aquel impar cruel y austero.

En éstas: Pasadizos laberínticos se repiten, faltos de madera y de farolas, hunden su monótono estribillo en el aroma de otro café azucarado por la sobreexcitación; su amargo es tan amargo que devora el trajín alentador del día, porque al dársele vueltas a su negrura buscando respuestas, él nos recita, desafinado y mordaz, estrofas que cuentan sobre pasados franqueados cuales sólo fueron capaces de incrustar en nuestras vidas; huellas pesadas que quedaron adosadas como vicios nefastos y costumbres enmohecidas.

Seguro que sabes acerca de amaneceres donde ni el son del sol es capaz de ahuyentar la desnudez invisible y también terca de los fantasmas; ellos permanecen despiertos mientras los más terribles dragones vocean su fuego y espolvoreando cenizas multiplican los trabalenguas, nos impregnan de sonambulismo e ingenian infiernos que, sorpresivos, salen e invaden la luz al acudir desde nuestro adentro… Ensordeciéndose los melodiosos clarines que hacía poco sonaban, e incluso subyugando a la imponente percusión de los tambores que extasiándonos nos recordaba los tantos puntos conexos.

Solicito una eficiente vacuna que me inmunice de la angustiosa desesperanza que transita arraigada al mal de amores… cuando veo estamparse sobre los cristales empañados por la alternancia de emociones, las letras de tu nombre.

318-omu G.S. (Bcn. 2014)

Alfileres (notas del llanto de cupido III)

" agulles (per Pepa Vives)

” agulles (per Pepa Vives)

Hay veces que me siento
un frágil pedacito de yeso.
Pendulando como desconchado
sobre una aireada arista,
aferrándome al equilibrio
sin querer caerme del balcón.

Cuando no entiendo.
Cuando mi mente
se bate escasa de fuerzas: ralentizada.
Como ovillo con mil caras; desordenada.
Como trabalenguas;
extraviándose entre mil idiomas
desconocidos, plena de confusión.

Así el corazón;

rechazado, a la deriva.
Así mismo, mi alma;
cuando la desdicha la embarga
y se achica y se quiebra
ante la imprevisible visita
del severo y voraz desamor.

318-omu G.S. (bcn. 2014)

 

 

Teranyines / Telarañas


Quan marxen junts cap endavant
la gelosia i els fantasmes,
i són xiscles els pensaments
ensordint la vida d’uns altres.

Quan el respecte cau com flocs,
és neu, esquitxant per curt temps
la blancor damunt d’un espai;
és de l’hivern; suor esporàdica.

Quan la confiança
tremola tant que es desfà;
com entre gotes fa el gel,
que en arribar l’escalfor;
fuig de les pedres,
rellisca sent rierol,
torna al bressol
per donar-li al riu cabal…
I sadollar els cultius.
I regar noves flors.

Però tot gel; endurit i esquerp
-aigua transmutable-
per fer durar la seva transparència rígida,
de la primavera s’amaga
-tanmateix fan els vampirs,
dels alls i de les creus-

Quan la negació mana més que l’enteniment
i les mans que eren dolces es tornen martells
que piquen i piquen engrandint les esquerdes.
I com de tants felins ferotges,
les nostres ungles esgarrapen
oblidats de la millor memòria,
el cor i l’ànima, d’aquell
que era, fins fa poc, ésser volgut.

Quan les gemmes pateixen amnèsia
i perden el tacte de les acrobàcies,
i és impossible el diàleg fratern
en ser dominada la pau pel rancor;
rancor que, en guanyar aquest pols,
afegeig malaltia i ens engabia.

A les hores és quan parlen,
quan escoltem els passos d’un final,
així emmudint el que abans havia estat;
un meravellós conte de fades,
un brot de llum on somniar.

318-omu G.S. (Bcn. 2014)
_________________________

" Cantabria "

” Cantabria “

(castellano)

Cuando marchan juntos hacia adelante
los celos y los fantasmas,
y son chillidos los pensamientos
ensordeciendo la vida de otros.

Cuando el respeto cae como copos,
es nieve que salpica por corto tiempo
la blancura encima de un espacio;
es del invierno; sudor esporádico.

Cuando la confianza
tiembla tanto que se deshace;
cómo entre gotas hace el hielo,
que al llegar el calor;
huye de las piedras,
resbala siendo riachuelo,
vuelve a la cuna
para darle al río caudal…
Y saciar los cultivos
Y regar nuevas flores.

Pero todo hielo; endurecido y arisco
-agua transmutable-
para hacer durar su transparencia rígida,
de la primavera se esconde
-como así hacen los vampiros,
de los ajos y de las cruces-

Cuando la negación manda más que el entendimiento
y las manos que eran dulces se vuelven martillos
que pican y pican agrandando las grietas.
Y como de tantos felinos feroces,
nuestras uñas arañan
olvidadas de la mejor memoria,
el corazón y el alma, de aquel
que era, hasta hace poco, ser querido.

Cuando las yemas sufren amnesia
y pierden el tacto de las acrobacias,
y es imposible el diálogo fraterno
al ser dominada la paz por el rencor;
rencor que, al ganar este pulso,
añade enfermedad y nos enjaula.

Entonces es cuando hablan,
cuando escuchamos los pasos de un final,
así enmudeciendo lo que antes había sido;
un maravilloso cuento de hadas,
un brote de luz donde soñar.

318-omu G.S. (Bcn. 2014)

" Caldes de Montbui (Barcelona)"

” Caldes de Montbui (Barcelona)”

Hay infinitos que quedan sólo siendo décadas o lustros;
sucede con aquellos amores que caducan temprano,
que vencen, al cedérsele el paso al intratable egoísmo.

(Porque dejé de cuidar los peces de tu acuario,
de escuchar tus necesidades y atenderte
y desperdicie el agua servida por tus fuentes…
Porque me obsesioné con mi ombligo.)

Notas del llanto de cupido (II)

Hasta tocar el más allá

Apoyándome. Dentro de este planeta
-tierra en donde son reunidos los extremos-
Situado en el centro de una inmensa boca;
busco el equilibrio
sobre el compás imperdonable de un reloj.
Midiendo la distancia que separa a los instantes,
yo desgrano el porqué de lo querido
y de lo que por detestable alejo;
hallo la lógica de cada peso
bajo un cielo que sé,
ama la consistencia parlanchina de la carne
igual que aquella ingravidez
que sostienen los huesos y el silencio.

Ando atrapado dentro
de sesenta minutos por veinticuatro horas
que suman días y años cayendo.
Alternándose diversas suertes en mi camino
me acuerdo de ti sin remisión
-te aprieto junto a mi presente-

Advierto que te debo.
Te doy las gracias allí donde estés
y abrazo todo el aire que respiro
-te abrazo y tengo,
te abrazo y llevo,
te abrazo a ti-
dándome cuenta de que…

Tarde.
Tan tarde como las horas que nunca llegarán
asoma de tu cuerpo, su retorno.
Pero pronto se desvanece,
la nostalgia que me embarga queda en nada,
pues arrecia en mí el consuelo;
al saberte un ave
que aletea rebasando cimas increíbles,
al saberte libre
y abanicada por la eternidad.

318-omu G.S. (Bcn. 2014)