Josep Pamies blog

http://megustaestarbien.com/wp-content/uploads/2012/10/truvia-sin-stevia.jpgEL FRAUDE DE LOS EDULCORANTES DE STEVIA.

Es una vergüenza y un abuso de poder por parte de las grandes industrias alimentarias (Coca Cola- Azucarera Española, Carrefour, Hacendado, etc.),  a la cuales se les permite vender fraudulentamente edulcorantes de stevia , cuando deSteviallevan solo un 1% y el 99% restante es Eritritol, edulcorante proveniente además de la fermentación de maíces transgénicos y de dudosa reputación por su modificación genética

No es de extrañar pues, que en zonas del planeta donde hace tiempo vienen utilizándose estas fraudulentas mezclas de edulcorantes, ya existan infinidad de testimonios con efectos secundarios, recogidos en la web de Sarah Vaughter, investigadora en temas alimentarios y experta bloquera.

Es una vergüenza que nuestras corruptas autoridades sanitarias, permitan sin rechistar estos fraudes al consumidor por parte de estas empresas sin alma y en cambio a cualquier pequeña empresa que pretenda introducir la Stevia orgánica con…

Ver la entrada original 258 palabras más

posibilidadesTan combinativas y eficientes como la miel de cualquier flor o la caña de azucar, como el tomate natural, la piel o el zumo de las naranjas, la manzana cruda o a pedazos y en compota, las hojas verdemente espledorosas de la menta o el perejil o la canela en polvo o en rama… así resultan cada una de las palabras de una lengua, cuando ubicándose donde corresponde para darle sentido al mensaje, pueden convertir a la voz y a la tinta en un carrusel de imágenes.

Acentos activos (VII)

talla del llanto de cupido

-Talla en madera del holandés “Hendrick de Keyser” realizada en torno al año 1645-

Que bien te posicionas contrariando antiguos te quieros -al fin forzaste un eco detestable que causa cicatrices mientras rebota y rebota-
Hallaste la fórmula perfecta para voltear un corazón así dándole antónimo a Cupido. Tus actos indican como un dedo, un futuro muy lejos de mí.
… y yo, aquí todavía, con un millar de dulces flechas clavadas y ni una sola gota de sangre; helado a base de golpes, busco mi pulso perdido y golpeo mi cabeza queriendo despertar.
Siempre me queda el consuelo de saber que un día sólo tiene veinticuatro horas y que mañana de nuevo saldrá el sol.

Notas del llanto de Cupido (V)

doble rostro
Sé más de lo que supongo y digo saber… pues intuyo. Tengo un sexto sentido.
Aún siendo un hombre cuya mente se excita y su sangre se calienta y su sexo se endurece sólo ante la cita onírica o el tacto que aguarda o la visión que deambula curvilinea y con fragante aroma femenino -valga el de mi amada y atractiva y deseada compañera- quizás pueda que esto se deba, a que reconozco y jamás rechazo, a esas tantas porciones hormonales de mujer que corretean por mi ser desde que nací y perdurarán en mis alforjas hasta el día en que me muera.

Que extraño me resulta oir al respecto de la competencia y la guerra entre géneros; a ambos llevamos, desde el inicio, en nuestra misma persona.

Acentos activos (V)